Público
Público

Refuerzan la seguridad en Bangkok ante una nueva manifestación de los "camisas rojas"

EFE

Hasta 33.000 miembros adicionales de las fuerzas de seguridad de Tailandia han sido desplegados dentro y fuera de la capital para evitar disturbios ante la manifestación que preparan para esta tarde los "camisas rojas".

"Confiamos en que nuestro operativo sea más eficaz después de este refuerzo", anunció el portavoz del Ejército, coronel Sunsern Kaewkumnerd.

Los manifestantes antigubernamentales esperan reunir a decenas de miles de seguidores del depuesto ex primer ministro Thaksin Shinawatra, y hasta la fecha han llegado a congregar en un mismo día a 100.000 personas.

Desde el miércoles rige en Bangkok el estado de excepción, que permite al Ejército asumir el control de la seguridad, declarar el toque de queda y disolver cualquier asamblea callejero, entre otras disposiciones.

La medida de emergencia fue declarada por el jefe del Ejecutivo tailandés, Abhisit Vejjajiva, que ayer tuvo que cancelar a última hora su viaje a la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático en Vietnam y sigue refugiado en un cuartel.

Hasta ahora, policías y militares no han dispersado por la fuerza a los manifestantes, aunque Vejjajiva anunció anoche que no dudará en detenerlos si sus protestas se tornan violentas.

En un clima de cada vez mayor tensión, un tribunal tailandés emitió anoche órdenes de detención por irrumpir en el Parlamento contra siete dirigentes de los llamados "camisas rojas", leales a Shinawatra.

Además, el Gobierno aplicó el estado de excepción para cortar la señal de P-TV, un canal de televisión controlado por los activistas, así como varias de sus páginas en Internet.

Los "camisas rojas" prácticamente han abandonado las dos zonas que antes controlaban cerca del Palacio Real y el centro de Bangkok, pero su número ha crecido en las provincias aledañas, y los militares han establecido controles a las afueras de la ciudad para evitar un nuevo desembarco de activistas.

Por su parte, el Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, organizador de la movilización callejera, ha amenazado con una "lucha sin cuartel" en la capital si el Gobierno no cumple sus requisitos de disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas.

Tailandia sigue inmersa en una crisis institucional grave desde el golpe de estado que derrocó en 2006 a Shinawatra, un millonario populista y prófugo de la justicia, idolatrado por las clases más humildes y que acusa a Vejjajiva de ser un títere de las elites.

Más noticias