Público
Público

La resolución de la OEA supone un paso importante pero no calma las tensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Colombia y Ecuador dieron un paso importante para solucionar su conflicto al aprobar, en el seno de la OEA, una resolución que, si bien supone un avance no implica una mejora inmediata de sus relaciones, rotas el pasado lunes por Quito.

Tras catorce horas de complicadas negociaciones en un grupo de trabajo presidido por el embajador de Panamá, Arístides Royo, y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, Colombia y Ecuador acordaron afrontar, por la vía diplomática, el conflicto que les enfrenta desde el pasado sábado.

La resolución fue aprobada por aclamación por los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), que felicitaron a continuación con aplausos a Ecuador y Colombia por el "importante" logro.

En la misma línea, expresaron su satisfacción la canciller de Ecuador, María Isabel Salvador, y el embajador de Colombia ante la OEA, Camilo Ospina, aunque ambos advirtieron de que aún queda mucho trabajo por delante para resolver la crisis.

Para Ecuador, el aspecto más importante de la resolución es la ratificación del principio de que el territorio de un Estado es inviolable y que el incidente ocurrido el fin de semana constituye una violación a la soberanía y a la integridad de Ecuador.

Colombia logró que el texto no incluya una condena explícita al Gobierno del presidente Álvaro Uribe por haber violado la soberanía de Ecuador al atacar en ese país un campamento de las FARC, operación en la que fue abatido el "número dos" de esa guerrilla, alias "Raúl Reyes".

El documento establece también la creación de una comisión, encabezada por Insulza, e integrada por cuatro embajadores aún por designar, para que visite ambos países, recabe datos y eleve un informe a la reunión de consulta de cancilleres con propuestas de acercamiento entre ambas partes.

Insulza prevé designar a los embajadores y viajar a los dos países a partir del domingo.

La reunión de cancilleres se celebrará el 17 de marzo en la sede de la OEA, en Washington.

En opinión de Ecuador, los dos países han agotado "la primera instancia de un proceso" de acercamiento de posturas, pero destacó que no se restablecerán las relaciones de manera inmediata.

"Confiamos y deseamos que las relaciones diplomáticas se puedan retomar cuanto antes, pero no se restablecen a partir de hoy", dijo Salvador.

La canciller afirmó que "la OEA ha superado una prueba histórica, que ratifica su razón de ser, pues éste es un organismo llamado a velar por el mantenimiento de la paz y la seguridad hemisférica".

Ospina, por su parte, señaló que ahora Insulza "tiene por delante una gran responsabilidad, ya que "afronta una tarea compleja con una misión amplia y con el objetivo básico de lograr un acercamiento" entre ambos países.

Los países miembros de la OEA felicitaron a Ecuador y a Colombia por "este importante paso" y expresaron su esperanza a que se restablezcan cuanto antes las relaciones de "hermandad y fraternidad" que siempre han regido entre los dos países vecinos.

Únicamente Nicaragua, ensombreció con su intervención la alegría del momento, ya que aprovechó la resolución para reclamar el respeto de Colombia a su "soberanía marítima" en referencia al grupo de islas que reclama, entre ellas San Andrés, hecho que lamentó Ospina.

Al final de la reunión, Ospina hizo un llamamiento a los Estados miembros de la OEA para que "cumplan con sus compromisos en la lucha contra el terrorismo".

Insulza, calificó la resolución de "buena", porque "posibilita el diálogo", aunque también advirtió de que la crisis "ciertamente no se ha calmado" pues persisten "tensiones y dificultades" que quedan por superar.

Según Insulza, en las negociaciones "todas" las partes cedieron en algo y Colombia tuvo que reconocer los hechos.