Público
Público

El Sevilla confía en volver a ilusionarse con la Liga de Campeones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Sevilla FC, después de la decepción sufrida el pasado sábado en el Sánchez Pizjuán ante el Atlético de Madrid (1-2), confía en volver a ilusionarse con los puestos de Liga de Campeones, y para ello necesita conseguir una victoria sonada en el estadio del líder de la Primera División, el Real Madrid.

Todos en el seno del club andaluz son conscientes de que la empresa es complicada y más después de que el equipo que entrena el alemán Bernd Schuster cayera ya el pasado domingo en el Santiago Bernabéu ante el Valencia (2-3), pero la necesidad del Sevilla es grande si quiere optar una campaña más a jugar la máxima competición continental.

En la memoria sevillista está la última visita al estadio madridista, el pasado verano en la vuelta de la Supercopa de España, cuando el equipo entonces entrenado por Juande Ramos le sacó los colores al de Schuster con un contundente 3-5.

Ahora, con Manolo Jiménez en el banquillo, intentarán volver a triunfar, aunque para este choque el técnico sevillano cuenta con problemas significativos en la defensa.

El serbio Ivica Dragutinovic ha sido operado en las ingles esta semana y será baja aproximadamente un mes, mientras que otro defensa, el central francés Julien Escudé, también estará ausente en Madrid por un crónico problema de pubis y otro en el gemelo.

Estas bajas de dos habituales titulares obliga a Jiménez a montar una defensa inédita, con el colombiano Aquivaldo Mosquera y el canterano David Prieto como centrales.

Además, el centrocampista italiano Enzo Maresca cumplirá el primero de los cuatro partidos de castigo que le han impuesto tras el cabezazo que le dio al atlético Kun Agüero en la pasada jornada.

Los dieciocho citados son los porteros Palop y De Sanctis, los defensas Daniel Alves, Crespo, Fazio, Adriano, David Prieto y Mosquera, los centrocampistas Poulsen, Keita, Renato, Jesús Navas, De Mul, Duda y Diego Capel y los delanteros Luis Fabiano, Koné y Kanouté.