Público
Público

Siete zulos localizados en lo que va de año

En total, ETA guardaba más de 800 kilos de explosivos

EFE

El zulo con más de cien kilos de explosivos descubierto hoy en la localidad gala de Ferrières, cerca de la frontera española, a raíz de la detención de tres presuntos miembros de ETA es el séptimo escondite de armas y explosivos de la banda terrorista descubierto en lo que va de año.

ETA guardaba más de ochocientos kilos de explosivos en los siete zulos hallados hasta ahora, cuatro de ellos en Francia y los otros tres en España.

El primer zulo localizado en 2009 fue el pasado 14 de enero en Zegama (Guipúzcoa), gracias a la documentación incautada en mayo de 2005 en el domicilio de José Segurola Querejeta, entonces lugarteniente del dirigente etarra Garikoitz Azpiazu, "Txeroki".

El escondite de Zegama guardaba quince kilos de explosivo Titadyne.

El 3 de febrero, un paseante alertó a la Ertzaintza de la existencia de un zulo en la localidad guipuzcoana de Ordizia en el que ETA escondía unos ocho kilos de dinamita francesa caducada y en muy mal estado, además de detonadores antiguos y manuales de la banda terrorista.

El escondite podría llevar abandonado al menos veinte años y apareció semienterrado debido a las intensas lluvias que se habían registrado en la zona en semanas anteriores.

El pasado 6 de abril, la Policía francesa halló 500 kilogramos de nitrato amónico y polvo de aluminio, utilizado por ETA para fabricar el explosivo conocido como amonal, en una cochera supuestamente utilizada por ETA en la localidad francesa de Grenoble.

El 5 de junio, un grupo de obreros encontró de forma casual un zulo al tirar un muro durante unas obras en la localidad madrileña de Cercedilla. En su interior, la Guardia Civil halló una pistola y un kilo de material explosivo con el anagrama de ETA dentro de un recipiente de plástico.

También de forma casual, el 13 de junio varios operarios que trabajaban en un camino rural en Pindères, en el departamento francés de Lot-et-Garonne, hallaron un zulo de ETA que ocultaba una docena de armas y más de 180 kilos de material para confeccionar explosivos.

Por último, el pasado 29 de junio las fuerzas de seguridad francesas encontraron un zulo de ETA en el departamento de Tarn, en el que la banda ocultaba tres kilos de pentrita, un centenar de detonadores, cordón detonante y temporizadores, entre otros materiales.

Más noticias de Política y Sociedad