Público
Público

Simon Mann implica a Suráfrica y a España en el golpe fallido contra Guinea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mercenario británico Simon Mann ha implicado al Gobierno español presidido por José María Aznar y al surafricano en el fallido golpe de Estado contra Guinea del 2004 y señalado a un hombre de negocios de origen libanés como principal instigador de la intentona.

En declaraciones a la emisora de televisión británica "Channel 4", Mann, que está encarcelado en Malabo, explicó que se decidió a lanzar el golpe tras haber recibido "indicaciones" del gobierno español y del surafricano de que estaban a favor, algo que los dos Ejecutivos han negado.

"Estábamos en una situación desesperada. Sabía que habían dado un aviso. Y si seguimos, fue por otras indicaciones que estaba recibiendo -del Gobierno español y en este caso más especialmente del surafricano- de que si queríamos ir adelante, que lo hiciéramos".

"No hubo ninguna indicación ni ningún guiño del (Gobierno del) Reino Unido, ni tampoco de Estados Unidos. Ninguno", insistió.

Agregó que había varias personas "tanto debajo" como "por encima" de él implicadas en la intentona golpista.

Mann señaló en concreto a Ely Calil, hombre de negocios británico de origen libanés-nigeriano, que vive entre París y Londres, como instigador del fallido golpe aunque éste también lo ha negado y ha acusado al mercenario de incurrir en contradicciones.

"Me sorprende que Channel 4 se haya dejado utilizar como instrumento de propaganda por el Gobierno de Guinea Ecuatorial", declaró Calil en un comunicado tras conocer el contenido de la entrevista.

Poco después de su detención en Zimbabue, Mann firmó una confesión que implicaba fuertemente a Calil en la gestación del golpe, pero nueve meses después se retractó y dijo que había hecho las declaraciones anteriores bajo coacción.

Preguntado al respecto, Mann dijo a Channel 4 que efectivamente había estado coaccionado, lo que no quita que su acusación fuera cierta.

"Si alguien quisiera hacerme un favor, lo mejor que podría hacer sería ponerle unas esposas a Calil y meterle en un avión con dirección a Malabo", señaló.

"Calil y Severo Moto (opositor guineano) me engañaron de forma grosera. Me trasladaron la impresión de que las cosas estaban aquí muy mal y que era muy urgente un cambio de régimen", agregó el fallido golpista.

"Me dijeron que el régimen estaba tambaleándose, a punto de derrumbarse. Pero ahora he visto que mucho de lo que me dijeron es pura basura. O eso o Guinea Ecuatorial ha experimentado un cambio increíble en estos cuatro años", señaló.

En la entrevista, Mann se lamenta de su suerte: "Aquí estoy, acusado de todas esas cosas terribles aunque en realidad no pasó nada. (...). No conseguimos las armas. No logramos que viniera aquí el avión".

"Bueno, existió el plan y fue un fracaso, pero a mí me han secuestrado y sacado del país en completa violación de las leyes de Zimbabue".

"Soy víctima de un crimen mucho grave que aquel del que se me acusa", afirmó.

Mann fue detenido en marzo del 2004 a su llegada a Harare con un grupo de 68 mercenarios surafricanos y angoleños, desde donde se disponía supuestamente a viajar en avión a Guinea Ecuatorial con un cargamento de armas.

Declarado culpable de violar las leyes de inmigración de Zimbabue, pasó casi cuatro años en la cárcel de ese país antes de ser deportado a Guinea Ecuatorial.

Preguntado si Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, estaba de alguna manera implicado en la intentona, Mann contestó: "Sí, era parte del equipo".