Público
Público

Solteras y lesbianas deberán pagar la reproducción asistida porque no están enfermas

El consejero de Sanidad de Castilla-LaMancha, José Ignacio Echániz, justifica así la discriminación en la inseminación artificial.

PAULA DÍAZ

"El Sistema Nacional de Salud (SNS), financiado con los impuestos de todos los españoles, está para prestar atención sanitaria a personas enfermas". Así ha justificado hoy el secretario nacional de Sanidad del PP, José Ignacio Echániz, la discriminación de las mujeres lesbianas y solteras en las técnicas de reproducción asistida gratuita.

El también consejero del ramo en Castilla-La Mancha se ha expresado así a su llegada al Consejo Interterritorial de Sanidad, donde la ministra Ana Mato debatirá esta y otras medidas con los responsables de las comunidades autónomas. "El SNS tiene que atender patologías y lo que no sean patologías tiene que ser abordado por otros sistemas financieros", insistió Echániz, fiel defensor de los sistemas de colaboración público-privada.

Su homóloga en Andalucía, María Jesús Montero, se mostró agradecida por la "gran presión mediática y social" que ha surgido al respecto en los últimos días y reprochó a los conservadores su "concepto parcial y local de enfermedad". "La Organización Mundial de la Salud ya ha admitido que la salud no sólo es ausencia de enfermedad, sino que está relacionada con poner al servicio de los ciudadanos las técnicas que les permitan desarrollar sus problemas vitales", argumentó. "Especialmente, en un país con graves problemas de natalidad que en un futuro será uno de los más envejecidos del mundo", agregó.

"El PP sólo concibe la familia tradicional, no las monoparentales y homoparentales"

Para Montero, la propuesta que el Ministerio presenta hoy a las autonomías relacionada con la limitación de las técnicas de inseminación artificial y fecundación in vitro responde "a criterior ideológicos". La propuesta limita la gratuidad a mujeres menores de 40 años y hombres de menos de 55, que no tengan hijos comunes previos y sanos y que hayan sido diagnosticados como estériles. "El PP sólo concibe la familia tradicional, no las monoparentales y homoparentales", sentenció la consejera andaluza.

Por su parte, otros consejeros conservadores como el de Extremadura, Luis Alfonso Hernández Carrón , o el del País Valencià, Manuel Llombart, han asegurado que "no cambia nada" respecto a la normativa ya existente. "No se va a preguntar a nadie por su estado civil u orientación sexual cuando acuda a estos servicios", aseguró el primero. En cambio, como Echániz, también aludió a los "criterios médicos y asistenciales" que marcarán los facultativos para decidir si alguien tiene o no derecho a la reproducción asistida.

Una de las medidas positivas que sí parece que saldrá hoy aprobada de la reunión entre la ministra y los responsables territoriales de Sanidad es la inclusión de los cribados de cáncer de colon en la cartera básica de servicios sanitarios. Una medida que la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) llevaba tiempo reclamando. Esta mañana, de hecho, han entregado en la sede del Ministerio más de 560.000 firmas "para acabar con la injusticia e inequidad existente en España".

Isabel Oriol y Pilar Pecote, presidenta y vicepresidenta de la AECC, respectivamente, han explicado así su malestar por las diferencias entre autonomías en cuanto a prevención de esta enfermedad.

Hasta ahora, sólo 7 comunidades realizan esta prueba, "que sólo cuesta 2 euros y permite salvar miles de vidas gracias a la detección precoz de este tipo de cáncer, que es el de mayor incidencia en España", señalaron.

Este tipo de cáncer que es el de mayor incidencia en España

Según sus datos, cada año se detectan 33.000 nuevos casos, cifra que supone que uno de cada 20 hombres y una de cada 30 mujeres menores de 74 años padecen la enfermedad. "Y de ellos, el 50% muere", advirtió Pecote. Además, el cribado supone un coste mínimo frente a los 27.000 euros que puede alcanzar el tratamiento.

Echániz anunció que sus reclamaciones serán recogidas en el acuerdo resultante de la reunión de hoy y adelantó que también se avanzará en cribados de cáncer de mama y en servicios neonatales. Además, "los menores de edad que tengan que estar internados en UVIs pediátricas podrán estar, a partir de ahora, junto a sus padres durante su estancia en el hospital", aseguró.

Otra de las medidas que hoy se están debatiendo es el decreto de asistencia transfronteriza, que permitirá a los centros de salud españoles asistir a cualquier ciudadano procedente de la Unión Europea.

Una normativa aplaudida por los consejeros conservadores, pero criticada por la socialista andaluza, que la considera "una nueva quiebra del SNS".

"Supondrá que cualquier ciudadano pueda viajar a operarse a clínicas privadas con cargo a la financiación pública,  lo que supone que quien pueda costearse el viaje, lo hará, y quien no, no", denunció. "Además, en España tenemos todas las técnicas necesarias para cualquier tratamiento", añadió Montero.

El consejero vasco de Salud, Jon Darpón, ha asegurado hoy en declaraciones a EFE que su comunidad va a mantener los tratamientos de fertilidad "como hasta la fecha". "En el ámbito de la reproducción asistida estamos convencidos que ese tema es un tema ético y no sanitario" ha explicado.

Jon Darpón ha considerado que no se puede discriminar en el acceso a estos tratamientos a personas por su orientación sexual, ya que hoy en día "está claramente aceptada la diversidad de las familias" que, según el consejero, abarca desde las tradicionales -hombre y mujer- hasta las formadas por personas del mismo sexo y las monoparentales.