Público
Público

Un subgénero nacido del 11-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ahora se cumplen trece años de aquellos ataques que ensombrecieron el mundo y abrieron las puertas a una nueva guerra. Desde entonces hasta hoy, el cine se ha hecho eco de la tragedia desde muy diferentes puntos de vista. Cine documental que ha indagado en por qué, quién cómo, películas que se han centrado en las víctimas y sus familias, ficciones que han intentado una reflexión política, incluso lamentables y numerosas películas norteamericanas sostenidas en el miedo al nuevo enemigo... el 11-S ha dado paso a un nuevo subgénero en el cine.

 

Película colectiva en la que participaron once cineastas: Ken Loach, Sean Penn, Samira Makhmalbaf, Shohei Imamura, Claude Lelouch, Mira Nair, Amos Guitai, Alejandro González Iñárritu, Danis Tanovic, Idrisa Uedraogo y Youssef Chahine. Loach firmó la pieza más brillante, en la que un chileno afincado en Londres, explicaba en una carta a los familiares de las víctimas cómo fue la tragedia de su pueblo después del derrocamiento de Allende, un 11 de septiembre también, día tras el que llegó la dictadura militar.

 

Paul Greengrass escribió y dirigió en 2006 esta película que comenzaba en un hotel, con los cuatro secuestradores del vuelo 93 de United Airlines con destino a San Francisco, el 11-S. Desde este avión y su trágico vuelo, el cineasta sigue los hechos ocurridos aquel día con el resto de aviones que fueron secuestrados y estrellados contra las Torres Gemelas.

 

Película del siempre polémico Michael Moore, en la que solo tres años después de los atentados afirmaba que aquella fecha, el 9/11, era 'la temperatura a la que arde la libertad'. En ella explicaba las relaciones de negocios entre la familia Bush y la de Osama Bin Laden. Ganó la Palma de Oro en Cannes.  

 

Michael Winterbottom firmó este falso documental en 2006. Tres musulmanes eran detenidos en Afganistán y terminarán en Guantánamo, donde pasarán años hasta su liberación. Oso de Plata al Mejor Director es una de las películas que más directamente y mejor ha denunciado el salvaje ataque contra las libertades y Derechos Humanos tras el 11-S.

 

El veterano Oliver Stone contó, también en 2006, la historia de los atentados desde el punto de vista de dos policías de la Autoridad Portuaria, dos hombres que fueron de los primeros que, con un grupo de voluntarios, se metieron en las torres en llamas para ayudar a las personas atrapadas. Nicolas Cage y Michael Peña eran los protagonistas.

 

Se convirtió en la película india con mayor recaudación en el extranjero. Dirigida por Karan Johar, en ella se contaba la historia de un musulmán con síndrome de Asperger que, tras los atentados del 11-S y como víctima del acoso a los musulmanes en EE.UU., decía ir a visitar al presidente Obama para decirle: 'Mi nombre es Khan y yo no soy un terrorista'.

 

Un año después, el síndrome de Asperger aparecía de nuevo en una película sobre el 11-S. Stephen Daldry dirigió este drama, un relato protagonizado por Tom Hanks, Sandra Bullock y el niño Thomas Horn, en el que un pequeño con Asperger pierde a su padre en los atentados, tras los cuales encuentra una lleva con la que comenzará una búsqueda.

Más noticias en Política y Sociedad