Público
Público

Un suicida atenta contra las tropas italianas en Afganistán

Reuters

Un suicida hizo explotar el jueves un coche bomba contra un convoy militar italiano en una carretera entre la embajada de Estados Unidos y el aeropuerto principal del centro de Kabul, causando la muerte de al menos seis personas y decenas de heridos, según fuentes afganas e italianas.

El Ministerio de Defensa italiano dijo en Roma que habían muerto seis personas, entre ellas algunos soldados de este país, aunque no estaba inmediatamente claro cuántos de los fallecidos eran italianos.

Este atentado ha sido el último incidente este año de una escalada abrupta en la violencia de la insurgencia talibán contra las fuerzas de seguridad afganas y extranjeras.

Los talibanes también prometieron perturbar las elecciones presidenciales del mes pasado, cuyos resultados aún no se han decidido y han sumido al país en un estado de incertidumbre política.

Esta ha sido al menos la cuarta explosión en o cerca de la capital en las semanas anteriores y posteriores a las elecciones del 20 de agosto.

Oficiales de policía en el lugar de la explosión, que rehusaron dar sus hombres, dijeron que el último ataque fue obra de un suicida.

El Ministerio de Salud Pública dijo que al menos tres civiles afganos murieron y 38 resultaron heridos en el ataque.

Podía verse a los soldados afganos transportando a los heridos a las ambulancias cerca de los restos de varios vehículos militares que llevaban la insignia de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), de la OTAN.

El cuerpo de al menos un soldado de la OTAN muerto podía verse yaciendo en la calle frente a un vehículo blindado con la bandera italiana. Partes de cuerpos estaban esparcidas en el lugar. La carrocería del coche bomba había caído a decenas de metros.

Un oficial de prensa de la ISAF dijo que aún no tenían información sobre el incidente.

Un mensaje enviado desde un teléfono a menudo utilizado por un portavoz talibán dijo que el suicida era miembro de un grupo islamista.

"Estaba comprando cuando escuché una explosión ensordecedora", dijo el testigo Shah Mohammad, un anciano que estaba en el lugar del atentado.

"Vi algunos muertos y heridos tumbados alrededor", dijo.

La zona está a escasa distancia del enclave diplomático en el que se albergan varias misiones occidentales, incluidas las embajadas estadounidense y británica, y la carretera es utilizada a menudo por las tropas extranjeras.

La semana pasada, un suicida talibán hizo explotar su coche en los exteriores de la entrada principal de una base militar usada por los soldados de la OTAN en el interior del único aeropuerto de Kabul. Varios afganos murieron en ese ataque.

Más noticias de Política y Sociedad