Público
Público

Sunitinib, promisorio para pacientes con carcinoma de células renales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Will Boggs

En un ensayo clínico, casi lamitad de 28 pacientes con carcinoma de células renales (CCR)primario e inicialmente inoperable pudieron ser sometidos a unanefrectomía después de un tratamiento con sunitinib.

"En ciertos pacientes con CCR, sunitinib reduce el tamañodel tumor renal primario para extirparlo quirúrgicamente", dijoel doctor Brian I. Rini, del Centro de Oncología Taussig de laClínica de Cleveland, en Ohio, Estados Unidos.

El equipo de Rini, cuyos resultados publica The Journal ofUrology, investigó los efectos de sunitinib en 30 pacientes conel tumor primario del CCR inoperable por su gran tamaño, laexistencia de una linfadenopatía voluminosa o una trombosisvenosa, o la proximidad a estructuras vitales. Diecinuevepacientes también tenían una metástasis a distancia.

Los primeros nueve pacientes recibieron 50 miligramos (mg)diarios de sunitinib por vía oral durante cuatro semanas,seguidas de dos semanas sin el medicamento (un ciclo). Pero estocambió a una terapia continua durante seis semanas debido a laaparición de signos de avance de la enfermedad durante lassemanas sin el tratamiento.

El equipo pudo evaluar por tomografía computarizada larespuesta al tratamiento de 35 tumores primarios en 28pacientes. Luego de un promedio de tres ciclos con sunitinib(entre 1 y 20+), se redujo el tamaño del 80 por ciento de lostumores, con una pérdida promedio del 27 por ciento del tamaño.

Siete de los 28 pacientes, todos con carcinoma renal decélulas claras, tuvieron una respuesta parcial. En 15 casos, elcáncer avanzó tras unos 11,2 meses de supervivencia libre deprogresión.

El 45 por ciento de los pacientes (13) alcanzaron elresultado primario: ser sometido a una nefrectomía después de laterapia con sunitinib. Se extirparon 17 tumores renales y todoslos pacientes tenían cáncer renal de células claras.

Todos los participantes tenían CCR viable en el espécimenquirúrgico. Tras 17 meses de seguimiento posquirúrgico, trespacientes con metástasis al momento de la nefrectomía habíanrecibido más tratamiento (dos con sunitinib y uno consorafenib).

Uno de los 10 pacientes sin metástasis a distancia almomento de la cirugía desarrolló una trombosis tumoralrecurrente que se trató exitosamente con una trombectomía.

La toxicidad coincidió con informes previos sobre sunitinib.Dos pacientes tuvieron complicaciones graves, asociadas quizáscon el tratamiento (infarto cardíaco y neutropenia).

"Sunitinib actúa contra los tumores renales primarios decélulas claras, lo que respalda el uso prequirúrgico desunitinib en pacientes que no se pueden someter a una reseccióntumoral total al momento del diagnóstico o cuando la toxicidadsería inaceptable (por ejemplo, si volvería diálisis-dependientea un paciente)", concluye el equipo.

Rini explicó que la resección tumoral es el tratamiento deprimera elección, pero que no se puede utilizar en muchospacientes con CCR avanzado. Por lo tanto, ellos serían losmejores candidatos para un tratamiento sistémico como sunitinib.

En un editorial sobre el estudio, el doctor Matthew Galsky,de la Facultad de Medicina de Mount Sinai, en Nueva York, señalólimitaciones del estudio debido al uso de criterios subjetivospara definir cuándo un tumor es inoperable.

Galsky agregó: "A partir de los criterios de selección,podría cuestionarse el verdadero efecto de sunitinib en latransformación de casos inoperables a operables".

Rini declaró intereses económicos con Pfizer, quecomercializa sunitinib.

FUENTE: Journal of Urology, online 14 de marzo del 2012

Más noticias en Política y Sociedad