Público
Público

Las consecuencias del temporal: cierre de colegios, suspensión del transporte público y 1.200 conductores atrapados en la A-31

La ola de frío paraliza buena parte de Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha y Comunitat Valenciana. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las intensas nevadas han provocado cortes de tráfico en la autovía A-31 que une Alicante con Albacete y Madrid, a la altura de Petrer. | EFE

MADRID.— La ola de frío y nieve que está recorriendo España ha provocado incidencias en buena parte del este y sur de la Península: cierre de colegios, transporte público suspendido y cierre de algunas carreteras a la circulación por la acumulación de nieve. 

El mayor problema se ha producido en la autovía A-31, que une Madrid con Alicante, donde 1.200 coches han quedado atrapados durante cerca de cinco horas. En la ciudad alicantina de Alcoy se ha suspendido el tráfico urbano, al verse incomunicada por la acumulación de nieve en las vías, pese a que pasadas las 15.00 horas se ha restablecido la situación. 

A última hora de la tarde la situación ha vuelto a la normalidad en casi todos los lugares, pero hasta entonces el día ha sido complicado. Varias localidades en Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana han suspendido las clases . Solamente en esta última comunidad, cerca de 80.000 alumnos de Primaria y Secundaria se han quedado sin ir al colegio debido al temporal, sin contar con los de Educación Infantil, según los datos facilitados por la Conselleria de Educación.

La situación en las carreteras de esas cuatro comunidades también ha sido muy difícil. El temporal ha provocado también la paralización de otros servicios, especialmente en el transporte público, y ha provocado complicaciones significativas en las carreteras, dejando localidades aisladas por las intensas nevadas o incluso conductores, que se han encontrado atrapados en la carretera incapaces de continuar.

En concreto, la nieve ha dificultado la circulación por algunas de las vías principales del país, como la A-3, donde en varios puntos ha sido obligatorio el uso de cadenas para poder circular y se ha restringido el tráfico a los vehículos pesados. Además, se han producido cortes en la A-7, la A-31 y la N-334 ante la dificultad para despejar la nieve de las vías por el recrudecimiento de las precipitaciones.

De hecho, en la Comunidad Valenciana al menos 1.200 vehículos han quedado atrapados durante varias horas en medio del temporal en las carreteras valencianas, según la Delegación de Gobierno en la región, que también ha informado de que no ha sido necesaria la implicación de los servicios de rescate.

El bloqueo de los coches y camiones se había producido sobre todo en los kilómetros 447, 443 y 482 en la A7, en el interior de la provincia de Alicante (Alcoy, Ibi y Castalla), y entre los kilómetros 191 y 193 en la A31, en sentido a Albacete.

Junto con estas carreteras se han producido cortes en multitud de carreteras nacionales y regionales en el sureste del país y en zonas altas y puertos de montaña en los que se han producido acumulaciones de nieve intensas en Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y Comunidad Valenciana.

Vuelta a la normalidad a media tarde

Poco después de las 19.00 horas, la Guardia Civil ha informado de la reapertura de todos los tramos en la provincia de Alicante de las autovías A-31 (hacia Albacete), la A-7 (a Valencia) y la N-334, lo que ha permitido que el número de coches inmovilizados por la nieve haya pasado de los 1.200 iniciales a unos 85.

La normalidad se ha recobrado paulatinamente en las últimas horas gracias al trabajo de las máquinas quitanieve, lo que ha permitido evacuar de la calzada los vehículos que se habían visto sorprendidos por la nevada.

De momento, estas vías principales de comunicación de Alicante con otras provincias han pasado a nivel de circulación amarillo, es decir, que es posible la circulación aunque con mucha precaución y con velocidad reducida.

Más noticias en Política y Sociedad