Público
Público

"Sin tetas no hay paraíso", un buen título para una novela y una serie de éxito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un argumento, en el que la vanidad y el dinero se mezclan a partes iguales, bajo un buen título, "Sin tetas no hay paraíso", es a juicio del colombiano Gustavo Bolívar la clave del éxito, tanto de su novela como de la serie televisiva que se programa en más de cincuenta países.

Bolívar conversó hoy con Efe recién llegado a Madrid, la ciudad en la que durante una semana promocionará su novela "Sin tetas no hay paraíso", publicada con notable éxito en Colombia, México, Italia y ahora en España, al tiempo que es traducida en Estados Unidos, Grecia y Polonia.

Además, el escritor llega a España avalado por el éxito que ha obtenido la serie televisiva basada en la novela y que emite el canal privado español Telecinco, con una audiencia de más de cuatro millones de telespectadores.

Todo ello se debe, según el escritor y guionista, a que se unieron dos elementos muy universales: "la vanidad -el afán de las mujeres y los hombres por conquistar el mundo con su cuerpo- y el dinero".

La novela, que nunca tuvo la pretensión de traspasar las fronteras colombianas, refleja la historia de una adolescente, de 14 años, que, aunque dotada de una gran belleza, se siente acomplejada por el tamaño reducido de sus pechos.

En el mundo en el que vive la joven Catalina, lo único verdaderamente importante es tener la talla ideal de sujetador, según el criterio de los nuevos ricos narcotraficantes.

Y ahí está la originalidad de la novela, defiende su autor, porque analiza un tema que estaba inexplorado: la estética de los narcotraficantes.

De ellos, dice Bolívar, se había hablado mucho, "de la forma en la que trafican y matan, pero nunca de la estética del narcotraficante y de las mujeres que fabrican a su capricho".

Convencido de que el argumento le ha robado el protagonismo a cualquier intención literaria, Bolívar explica que la novela está inspirada en una "historia real", que vivió cuando visitaba la ciudad colombiana de Pereira durante la promoción de una serie de televisión como guionista.

Cuenta que una jovencita se acerco a él para pedirle ayuda para ser actriz con el fin de ganar dinero, porque necesitaba una intervención, "pero no debido a una enfermedad,-recuerda- sino porque quería agrandarse los pechos como lo hacían sus amigas, a quienes les iba muy bien y se habían retirado del colegio".

Catalina, que así se llamaba la adolescente protagonista, estaba convencida de que los estudios no servían para nada en su entorno porque "en el eje cafetero de Colombia, donde proliferan los narcotraficantes, la población ha recibido la herencia maldita de que uno se puede enriquecer fácil y de manera rápida", añade.

Y esta "memoria colectiva, les crea la necesidad de llegar a ese paraíso que significa la opulencia".

Por eso los muchachos se meten al "sicariato - dice Bolivar- y las niñas en la prostitución para cumplir sus sueños".

Convencido de que la novela tiene un fin pedagógico porque en ella el delito es castigado, señala que se implicó directamente en la adaptación del texto para la serie televisiva, que en Colombia es emitida por Caracol.

Este grupo de comunicación ha vendido a diez países los derechos de la serie para que adapten sus propias versiones y a otros cincuenta países para que la emitan en su versión colombiana.

Tal es el éxito, que Gustavo Bolivar ya prepara el rodaje para la gran pantalla de "Sin tetas no hay paraíso", que comenzará a partir del 15 de mayo en localizaciones de Colombia y México, bajo una coproducción mexicana, colombiana y estadounidense.