Público
Público

En Tokio, basta trabajar nueve minutos para comprar un Big Mac; en Nairobi se necesita hora y media

Según un estudio de UBS sobre el nivel de vida en 72 grandes ciudades del mundo, en Madrid y en Barcelona se necesitan unas 53 horas de trabajo para adquirir un IPhone.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Oslo es la ciudad más cara en el mundo, superando a Zúrich y a Tokio, pero los bien pagados habitantes de la ciudad financiera suiza disfrutan de un mayor poder adquisitivo, según un estudio divulgado el viernes. El sondeo anual a 72 ciudades realizado por el banco suizo UBS muestra que su propia ciudad cuenta con los mayores salarios promedio y el mayor poder de compra.

Los lugares más baratos para vivir son Delhi y Mumbái, en India. Nueva York es la sexta ciudad más cara para vivir, mientras que Moscú está en el lugar número 40 y Shanghái en el 49. En la lista están Barcelona y Madrid, que aparecen en los puestos 30 y 35, respectivamente, de las ciudades más caras.

El estudio examinó el precio de una cesta de 122 bienes y servicios.  Para que la comparación entre las 72 ciudades consideradas resultara justa, los datos de cada una se tomaron en la moneda local para luego ser convertidos a una divisa común, lo que resolvió las distorsiones relativas a la depreciación del dólar y del euro frente a varias otras divisas desde 2009. El índice del coste de la vida fue calculado mediante la división del precio de diferentes bienes por el salario neto por hora en 15 sectores.

Bajo este punto de vista, el Big Mac surge como el producto de consumo ideal para realizar una comparación a nivel internacional. Así, una de las conclusiones del estudio es que 'en Tokio hacen falta nueve minutos de trabajo para ganar lo suficiente como para comprar un Big Mac, mientras que en Nairobi se tarda 84 minutos'. Los habitantes de Estanbul deben trabajar durante 42 minutos y los de Sanghai 29 minutos para ganar lo suficiente para poder adquirir la popular hamburguesa de McDonalds, mientras que en Nueva York y Hong Kong consiguen reunir la suma en sólo 10 minutos de trabajo. En Barcelona hacen falta 19 minutos, y en Madrid, 18 minutos.

Los residentes de Zúrich deben trabajar 13 minutos para tomar un Big Mac, pero otros productos y servicios son relativamente más baratos que en Tokio, lo que coloca a la ciudad suiza en el primer lugar en el índice de poder adquisitivo. Por ejemplo, en el informe de este año se ha ingtroducido un nuevo producto para realizar las comparaciones: el iPhone. De ese modo, según el informe 'los trabajadores en Zúrich pueden comprar un iPhone tras 22 horas de trabajo; en Manila, en contraste, se tarda cerca de 20 veces más, 450 horas', señala el informe de UBS. En Barcelona, se requieren 52,5 horas, y en Madrid, 53 horas.

El sondeo también analiza las horas de trabajo en estas 72 ciudades y revela que las ciudades donde con la jornada laboral más reducida son París (1.558 horas), Lyon (1.642 horas) y Copenhague (1.674 horas). En Barcelona se trabajan 1.761 horas, y en Madrid, 1.734 horas. Los trabajadores en Asia, África, Oriente Próximo y Sudamérica son los que trabajan más, pues superan las 2.000 horas anuales, de acuerdo con el estudio.

Más noticias en Política y Sociedad