Público
Público
Únete a nosotros

Tres meses sin fiestas para los menores detenidos en Pozuelo

El Defensor del Pueblo cree que la falta de autoridad de padres y profesores se encuentra en el origen del 'botellón'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres meses sin pisar una fiesta más allá de las diez de la noche. Esa es la pena impuesta por el juez a los siete menores detenidos el pasado sábado la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón . Durante la batalla campal dejaron diez policías heridos, dos de gravedad.

En Pozuelo, además de haber pagado justos por pecadores, el juez ha impuesto a los chavales un total de 90 días de libertad vigilada, en cuyo transcurso serán evaluados por técnicos y psicólogos de la Agencia del Menor Infractor de la Comunidad.

En el plano administrativo, la Delegación de Gobierno en Madrid ha abierto un expediente administrativo contra los adultos para que hagan frente a las sanciones económicas derivadas de su comportamiento.

Uno de los arrestados es Antonio Cruzat Hurtado de Mendoza, nieto del Marqués de feria Antonio Cruzat y Salazar. En el momento en el que la Policía procedió a identificarle tras su detención, el joven dio el nombre falso de Mario García Serrano y bajo esa identidad ingresó en los calabozos junto al resto de detenidos.

Este hecho generó momentos de confusión entre los agentes después de que la familia denunciase que el joven no había vuelto a su casa la noche del sábado. Al haberse identificado inicialmente con un nombre falso, la policía no logró localizarle entre los detenidos por lo que se llegó a dudar de su paradero hasta que finalmente admitió su verdadera identidad. Antonio Cruzat Hurtado de Mendoza es hijo de Juan Cruzat Quijano y Gabriela Hurtado de Mendoza y Velasco.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, cree que la falta de autoridad de padres y profesores está en el origen de comportamientos como 'el botellón' y cuando, por ejemplo, se permite 'el tuteo' a los maestros se está abriendo el camino a 'la falta de respeto'.

Múgica, que ha comparecido en el Congreso para presentar el informe de gestión de la institución que preside correspondiente a 2008, ha afirmado que el reciente episodio de violencia en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón el pasado fin de semana se debe 'al desboramiento de actitudes irracionales' por la pérdida de autoridad y de valores de la sociedad.

Hay que 'mantener' la autoridad, ha subrayado Múgica, que ha dicho recibir quejas de diferentes localidades de España a causa del 'botellón' e 'imponer' una disciplina 'totalmente alejada del autoritarismo'.

Para Múgica, la sociedad democrática actual tiene todavía pendiente 'aprender' la diferencia entre 'libertinaje y libertad' y ha abogado por promover un gran diálogo 'nacional' de todos los sectores implicados en la educación, incluido el Parlamento, 'para ver a dónde vamos a llegar'.

El Defensor del Pueblo ha recordado que cuando él era un niño los padres aceptaban las reprimendas y castigos que los profesores imponían a sus hijos por mal comportamiento, pero ahora, ha afirmado, 'hay muchos padres' para quienes 'parece que el profesor es culpable de lo que hace el alumno y, a partir de esa actitud, todo es posible'.

Más noticias en Política y Sociedad