Público
Público

Turquía dice al Consejo de Seguridad que el ataque sirio fue "un acto hostil"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Turquía denunció hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU el derribo de uno de sus aviones militares por parte de la artillería siria, un incidente que calificó de "acto hostil" contra su seguridad nacional, e informó de que pronto decidirá las medidas con las que responderá al incidente.

"Este ataque en el espacio aéreo internacional, que ha causado la probable pérdida de dos pilotos turcos, es un acto hostil de las autoridades sirias contra la seguridad nacional de Turquía, por lo que lo condenamos enérgicamente", aseguró el Gobierno de Ankara en una carta remitida hoy al máximo órgano de decisión de la ONU.

Un caza turco F4 fue alcanzado el pasado viernes cuando se encontraba en el espacio aéreo internacional, a 13 millas náuticas de la costa siria, sin advertencia previa alguna de las autoridades sirias.

El incidente supone "una grave amenaza contra la paz y la seguridad de la región en el contexto de la crisis en Siria", señala la misiva, firmada por el embajador turco ante Naciones Unidas, Ertugrul Apakan, quien asegura que Turquía decidirá "el alcance de las medidas en respuesta" una vez que queden "claros" los hechos.

"Turquía se reserva todos los derechos derivados del derecho internacional", agregó Apakan, quien subrayó que las comunicaciones por radio que mantuvieron las autoridades sirias "demuestran claramente que las unidades sirias eran completamente conscientes de las circunstancias y de que el avión pertenecía a Turquía".

Ankara insistió en la carta al Consejo de Seguridad en que su aparato "no mostró ninguna actitud ni maniobra hostiles y volaba con los sistemas de identificación abiertos", al tiempo que destacó que "los disparos se produjeron sin aviso previo".

Apakan también detalla en el texto que las fuerzas sirias dispararon el mismo viernes contra un segundo avión militar turco, un Casa, que participaba en una operación desplegada por Turquía para buscar los restos del F4 y sus tripulantes "pese a la coordinación establecida con las autoridades sirias para llevar a cabo la operación de rescate".

El incidente ya centró la atención el pasado sábado del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien en un comunicado pidió gestionar el asunto con "contención" y "diplomacia", mientras que hoy el Pentágono expresó su preocupación ante el derribo y la Unión Europea (UE) lo condenó.

Turquía, uno de los países de la región que han condenado la represión de las protestas por parte del régimen sirio, ya notificó el incidente a la OTAN, que lo analizará este martes en Bruselas.