Público
Público

La UE acogerá a decenas de presos de Guantánamo

 

España recibirá a varios, pero aún no ha determinado cuántos ni su identidad

DANIEL BASTEIRO

De aquí a enero del año que viene desembarcarán en Europa "varias decenas" de ex presos de Guantánamo, según confirmó ayer la Presidencia de la Unión Europea (UE) tras una reunión de ministros de Interior en Luxemburgo.

Varios de ellos, los que tengan una "relación particular" con España, serán aceptados por el Gobierno, según aseguró el secretario de Estado de Interior, Antonio Camacho. Sin embargo, todavía no ha habido "contactos técnicos" con Estados Unidos para determinar el número o la identidad, según Camacho.

Los ex detenidos tendrán que ser aceptados voluntaria e individualmente por el país de acogida, tras un estudio a fondo de los casos en el seno de la UE, y sólo podrán instalarse en Europa aquellos contra los que EEUU no tenga cargos y que no puedan volver a su país de origen por el riesgo que ello suponga para su vida.

El acuerdo al que la UE llegó ayer incluye un mecanismo de intercambio de información entre países por motivos de seguridad.

Aunque los "ex detenidos aptos para la liberación", según la jerga comunitaria, son en realidad ciudadanos libres, pues no tendrán causas pendientes con la Justicia, cada país de acogida podrá restringir la libertad de movimiento de los reciénllegados.

En virtud del acuerdo Schengen, que elimina de facto los controles de la circulación entre países, cualquier socio de ese espacio sin fronteras podrá pedir restricciones a los movimientos de los ex detenidos alegando amenazas para la seguridad.

Si el presidente de EEUU, Barack Obama, cumple su palabra de cerrar la cárcel de Guantánamo en menos de un año desde el inicio de su mandato, la UE recibirá a los todavía presos antes del próximo mes de enero.

Los responsables de Interior escenificaron ayer un apoyo sin fisuras al cierre de Guantánamo, justo cuando Obama parece tener más dificultades para convencer a su propio Congreso. Para la UE, la decisión pactada ayer propicia la vuelta al consenso sobre cómo se debe luchar contra el terrorismo. "A diferencia de lo que ha ocurrido con anterioridad, ahora Europa y EEUU están de acuerdo en el camino a seguir", aseguró Camacho, quien reiteró que una de las paradas obligadas ha de ser "el respeto exquisito a los derechos humanos".

 

Más noticias