Público
Público

La UE prosigue el diálogo con Cuba pero pide gestos

Los 27 exigen la liberación de "todos los presos políticos"

DANIEL BASTEIRO

La Unión Europea (UE) dio ayer el penúltimo paso hacia la normalización definitiva de las relaciones con Cuba. En su revisión anual de la postura de la UE hacia el Gobierno cubano, los ministros de Exteriores de los 27 prometieron "continuar y profundizar" en el diálogo acelerado desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca.

Al revisar su "posición común" sobre Cuba, los ministros de Asuntos Exteriores europeos no hicieron referencia alguna a la posibilidad de renovar las sanciones diplomáticas contra el régimen cubano, levantadas hace un año para alentar las reformas democráticas en la isla.

Sin embargo, recordaron la importancia "prioritaria de los principios de la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales", según el texto de conclusiones, que expresa la "seria inquietud" de la UE en este capítulo. En el documento aprobado ayer se mantiene la insistencia en la liberación de los presos políticos.

La vuelta a las relaciones plenas con la isla se producirá, según espera el ministro español Miguel Ángel Moratinos, en el primer semestre de 2010, durante la presidencia española de la UE.

El ministro confía en revisar el texto que constriñe las relaciones diplomáticas con Cuba, que la jerga comunitaria llama "posición común". Esta posición, que impulsó José María Aznar nada más llegar al Gobierno en 1996, limita los lazos con La Habana a la ayuda humanitaria y llama a la UE a buscar la llegada de la democracia como el objetivo de las relaciones, algo considerado desde entonces por el Gobierno cubano como una injerencia en asuntos internos.

España está "comprometida" en su empeño por "alcanzar otro tipo de relación" con el Gobierno de Raúl Castro, aseguró Moratinos.

No obstante, tanto la UE que este año enviará 40 millones de euros en ayuda humanitaria como EEUU, que en abril levantó las restricciones a los viajes a la isla, esperan gestos de apertura en derechos humanos y democratización que justifiquen el nuevo nivel de interlocución tras la marcha de Fidel Castro. Entre ellos, la UE exige la liberación de "todos los presos políticos", entre la mayoría de los 74 disidentes que fueron detenidos en 2003. Los arrestos de la conocida como Primavera negra de ese año motivaron nuevas sanciones de la UE, levantadas en 2005 tras la liberación de varios de los detenidos.

En el seno de los 27 existe una cierta preocupación por quedarse atrás en su relación con Cuba respecto a EEUU. El comisario europeo de Desarrollo, Louis Michel, uno de los más entusiastas defensores de la plena normalización, aseguró que si Europa no está preparada para recuperar los lazos con Cuba, "los americanos lo harán antes que nosotros". Según Moratinos, la UE "no puede quedarse atrás".

Más noticias de Política y Sociedad