Público
Público

El vampiro que se hizo inmune

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Qué es la tuberculosis?

Es una enfermedad infecciosa también conocida como tisis que se transmite a través de los esputos de los enfermos cuando estos estornudan o tosen. La producen varias bacterias, en especial la Mycobacterium tuberculosis' o bacilo de Koch.

¿Qué síntomas causa?

Las formas más comunes causan infecciones pulmonares con tos, a veces sangrienta. Una persona puede llevar la bacteria durante años o décadas sin desarrollar la enfermedad, que ha sido detectada en animales muertos hace 17.000 años. Dado su largo periodo de desarrollo, antiguamente se achacaba la dolencia al vampirismo. Cuando alguien moría de tuberculosis, la salud de la familia se deterioraba lentamente, lo que se atribuía a que el recién fallecido salía de su tumba para alimentarse de los suyos.

¿Tiene cura?

Sí, si se sigue a rajatabla el tratamiento, explica Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, en Madrid. El tratamiento incluye una primera línea de fármacos entre los que está la pirazinamida o el estanbutol, explica el médico. El tratamiento dura unos seis meses. Si ningún medicamento de primera línea detiene la infección, se usa una segunda batería de compuestos como la ciclosedina. La segunda línea necesita de 20 a 24 meses de tratamiento y puede provocar problemas serios en el hígado.

¿Qué es la tuberculosis totalmente resistente?

Es una variante de la enfermedad que es difícil o imposible de curar con tratamientos convencionales. Desde la década de 1990, las autoridades sanitarias han ido presenciando cómo las bacterias que provocan la dolencia se hacían resistentes a algunos de los fármacos más utilizados contra ella. La necesidad de crear un tratamiento universal y un protocolo de actuación válido en todo el mundo llevó a la OMS a definir, en primer lugar, un nuevo tipo de tuberculois al que llamó 'multirresistente', o MDR-TB. Se trataba de variantes en las que no hacían mella los dos fármacos de primera línea. Poco después las autoridades detectaron variantes mucho más virulentas que no respondían a los tratamientos. Fue así como se acuñó el término de tuberculosis 'vastamente resistente' a los medicamentos, o XDR-TB. En este caso se trata de formas resistentes a varios fármacos de primera línea y a uno de los tres medicamentos de segunda línea recomendados por la OMS. Un año después se detectaron ya variantes inmunes a toda la primera línea y la segunda. En 2009 se detectó en Irán una variante resistente a cualquier compuesto conocido muy similar al que se ha dado ahora en Bombay. La OMS aún no ha reconocido el término 'totalmente resistente' aunque podría hacerlo tras una reunión de expertos en marzo.

¿Qué se está haciendo para frenarla?

La OMS recomienda que se sigan estrictamente los protocolos de tratamiento ya establecidos, tanto en hospitales públicos como privados. La prescripción errónea de medicamentos ha sido uno de los motivos de que la enfermedad se haya hecho resistente.

¿Se están desarrollando nuevos fármacos?

Sí, aunque aún no han llegado al mercado ni se sabe si serán capaces de frenar a las nuevas variantes altamente resistentes. El problema ha sido que, durante años, la investigación sobre la tuberculosis ha sido 'nula' y los esfuerzos actuales son aún mínimos, explica Moreno. La OMS puso en marcha en 2009 una estrategia global contra la enfermedad firmada por 193 países. La financiación del proyecto no ha sido la deseable. La OMS calcula que, para que en 2015 todo el mundo tenga acceso a tratamiento hacen falta 2.000 millones de dólares.

Más noticias en Política y Sociedad