Público
Público

Washington pide a Moscú que regrese al tratado de reducción de armas convencionales FACE

EFE

El subsecretario de Defensa de EEUU, Alexander Vershbow, pidió hoy a Rusia que regrese al Tratado de Fuerzas y Armas Convencionales en Europa (FACE), al que renunció en 2007 en respuesta al escudo antimisiles norteamericano.

"Cuanto más tiempo Rusia se encuentre fuera del FACE más difícil serán las cosas. Hemos mantenido muchas conversaciones al respecto, pero por el momento no hemos logrado avanzar", aseguró Vershbow a la agencia rusa Interfax.

El diplomático, ex embajador en Moscú, recuerda que "Rusia dejó de cumplir con el FACE de manera unilateral y que esa situación de suspenso se prolonga ya por espacio de más de un año".

Vershbow considera que la negativa rusa a cumplir con el FACE no es aceptable, más aún cuando Washington renunció recientemente al despliegue del escudo antimisiles cerca de las fronteras de Rusia.

El primer ministro y ex presidente ruso, Vladímir Putin, suspendió en julio de 2007 el cumplimiento del FACE, tratado considerado la piedra angular de la seguridad en el continente.

No obstante, Moscú ha dejado abierta la puerta a un posible retorno y la posterior ratificación del convenio adaptado firmado en Estambul en 1999, en caso de que, entre otras cosas, la OTAN suspenda su expansión al este de Europa.

El FACE, que muchos políticos y militares rusos consideran anacrónico, limita la presencia de fuerzas armadas y armamento convencional -tanques, blindados, artillería pesada y aviación de combate- en el continente, incluida la Rusia europea.

El tratado fue suscrito en París el 19 de noviembre de 1990, un año antes de la desintegración de la URSS, por 22 estados miembros de la OTAN y los ocho países miembros del Pacto de Varsovia, incluida la Unión Soviética.

Por otra parte, Vershbow instó también hoy a Moscú a centrarse en la reducción de armamento estratégico durante las negociaciones para la firma de un nuevo acuerdo de desarme que sustituya al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), que expira en diciembre.

"Comprendemos la visión rusa sobre la vinculación entre sistemas ofensivos y defensivos. Pero, pensamos que el objetivo de las negociaciones debe permanecer en la reducción de las armas ofensivas", dijo.

Rusia ha abogado siempre por vincular directamente la reducción de armas nucleares y los sistemas antimisiles en las negociaciones de desarme, a lo que se opone EEUU.

En relación al escudo, el diplomático precisó que el nuevo sistema antimisiles se encuentra en su primera fase de estudio y que EEUU acaba de comenzar las consultas con sus aliados del sur de Europa.

"Es pronto para hablar de qué países pueden participar en el sistema", comentó, aunque añadió que EEUU está dispuesta a cooperar con Rusia en defensa antimisiles y dejó abierta la posibilidad de usar conjuntamente radares como el azerbaiyano de Gabalá, cercano a la frontera iraní.

Vershbow resaltó que "uno de los elementos claves del nuevo sistema debe ser un radar, que debe ser desplegado a menos de mil kilómetros de Irán".

"Hablamos de potenciales amenazas y ataques contra nuestro territorio, el territorio de nuestros socios y, en perspectiva, el territorio ruso", apuntó.

Estos y otros asuntos, como las crisis nucleares iraní y norcoreana, y el arreglo del conflicto de Oriente Medio, serán abordados por la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en su primera visita a Rusia del 12 al 14 de octubre próximos, según informó la víspera la Cancillería rusa.

Más noticias