Público
Público

Whit Stillman estrena "Damsels in Distress", su primera película en 14 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Whit Stillman, uno de los directores más particulares y celebrados del círculo independiente, estrena el viernes en Estados Unidos "Damsels in Distress", su primera película en casi 14 años y que califica como su obra "más utópica".

Stillman fue candidato al Óscar como mejor guión original por "Metropolitan", su ópera prima, una obra a la que siguieron "Barcelona" (1994) y "The Last Days of Disco" (1998) para formar una trilogía muy personal sobre la generación "yuppie" (jóvenes profesionales urbanos).

"Mis intereses han cambiado", admite el realizador estadounidense en una entrevista con Efe. "En aquellas películas traté épocas y sitios que he conocido en mi vida, y esta vez propongo una comedia con personajes que para mí son muy cercanos, aunque no nacen de situaciones autobiográficas", añade.

La cinta sigue las andanzas de tres estudiantes idealistas (Greta Gerwig, Megalyn Echikunwoke y Carrie MacLemore) que pretenden revolucionar la vida de su universidad con actividades para ayudar a estudiantes deprimidos, entre ellas un programa de buena higiene y números musicales.

"Me ha salido algo así como una mezcla de Jane Austen con 'Animal House' (1978, cinta de John Landis)", confesó Stillman. "Si uno es infeliz en el mundo que vive, debe inventar uno nuevo. Ellas son más ambiciosas y quieren tener un impacto en la cultura para ser más felices. Es una película muy optimista, la más utópica que he hecho", agregó.

Stillman rompe con la temática que le caracterizó y se decanta por el contexto universitario porque "es la época en la que la gente decide la dirección que debe tomar su vida".

"Es el momento que más marca a la gente. Creo que las personas ya no cambiamos tanto después de ese periodo, y me pareció interesante para el aspecto dramático", explicó el cineasta.

El director, que estuvo casado con una española de la que se separó en 2002, estuvo cerca de rodar tres proyectos desde 1998: uno ubicado en Jamaica, otro en la China comunista y una comedia con marcianos. Y podría retomar alguno de ellos en el futuro, pero desconoce cuál será su siguiente paso.

Tal vez mostrar el Madrid que tan bien conoce -vivió allí una temporada-, como ya hiciera con su querida Barcelona.

"Me gustaría hacer algo parecido con Madrid, algo como 'Las chicas de Serrano'. Es una ciudad que me encanta y que es muy divertida. La gente se viste muy bien, tiene un gran estilo. Me atrae mucho", apuntó.

Pero por el momento sólo desea que el público acuda a su encuentro una vez más. "Espero que la película funcione. Es divertida y tonta a la vez. Un buen ejercicio de escapismo", comentó.

Para ello cuenta con la ayuda de Gerwig, el rostro más conocido del reparto gracias a sus papeles en "Arthur", "Sin compromiso" y la próxima cinta de Woody Allen, "To Rome With Love".

"Soy una idealista", confiesa la actriz. "Hay que serlo para estar en esta industria. Ningún pragmático se convierte en artista porque es muy complicado tener éxito en este mundillo. Uno debe crear su propio mundo porque aquí te rechazan constantemente y hay que tener el coraje de seguir adelante", afirma.

La joven intérprete no duda en admitir que Violet, su personaje en el filme, es el mejor de su carrera. "Por eso quiero seguir trabajando con él, quiero seguir recitando sus diálogos".

Gerwig, que encontró su hueco en Hollywood gracias a películas independientes como "Greenberg" (2010), cree que existe un público exigente que le pide al cine algo más que proyectos multimillonarios, secuelas e imágenes en 3D.

"Sinceramente, me sorprende las cosas que va a ver la gente al cine. A veces leo guiones y me pregunto si es el tipo de basura que la gente acude en masa a ver. Para nosotros con esta cinta, si conseguimos cinco millones ya sería un éxito enorme", reconoció Gerwig, que explicó entre risas cómo asistió a las audiciones de cintas de gran presupuesto como "John Carter".

Gerwig comentó el aparente anacronismo de no emplear un solo ordenador o teléfono móvil en "Damsels in Distress".

"La tecnología no es importante para él (Stillman). Hace un uso muy básico del correo electrónico y del móvil. No es su estilo de vida", explica la actriz, para terminar con una comparación del realizador con Woody Allen.

"Son eruditos y son genios con las palabras", finalizó.

Antonio Martín Guirado.

Más noticias en Política y Sociedad