Público
Público

Xoel López sale de su escondrijo argentino

El músico, que dejó España hace un año, publica disco con el dúo Lovely Luna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Xoel López ya nunca volverá a ser Deluxe. ¿Recuerdan? ¿No? Pues hagamos memoria: a finales de 2008, el músico gallego decidió dejarlo todo y se mudó a Buenos Aires con un equipo de música, su Mac y dos guitarras. No tenía fecha de vuelta: iba por libre y sin ataduras. Y en América, su nueva casa, el cantante disfruta del anonimato y vive provechosas aventuras musicales.

Pero Xoel, figura de la escena indie española, tenía ganas de volver, aunque fuera de visita. Así que ha decidido darse un respiro y pasar por Madrid para presentar el nuevo disco de Lovely Luna, el dúo de folk que forma con Félix Arias, al que conoció en el autobús del colegio cuando eran adolescentes. Coproducido por Juan de Dios Martín, Chang y Eng es un disco austero que muestra su peculiar imaginario personal a través de pequeñas e ingeniosas historietas.

'Me fui porque necesitaba volver a la esencia de los primeros días'

El disco lo presentarán el lunes 9 de noviembre en el Teatro Lara de Madrid. Tres días después, Xoel volverá a Buenos Aires: tiene tan claro que está de paso, que hasta ha alquilado su casa de Madrid.

'La gente me decía que estaba en mi mejor momento. Que cómo me iba a ir, que qué iba a hacer con mi carrera. Pero yo notaba que aquella vida no era lo que buscaba. Quería libertad y, en esa vorágine, en esa etiqueta que me habían puesto, ya no la encontraba. Quería volver a la esencia de los primeros días y componer sin presión. Por eso me fui', se confiesa el cantante en Público.

'En este tiempo he tomado perspectiva. No necesitaba ser famoso'

Xoel se fue a Argentina y no ha dejado de viajar. Ha pasado por Chile, Colombia, Venezuela, Santo Domingo, San Francisco y Nueva York. 'He tocado con músicos diferentes. En Argentina, con uno cada semana. Con Sebastián Rubin, con Lisandro Aristimuño, con Pablo Dacal decidí empezar de cero, con actuaciones en salitas y ante gente que no me conocía de nada. Toqué en la calle, en hoteles, en teatros y en el festival Mission Creek de San Francisco', señala.

Todo este tiempo le ha servido para 'tomar perspectiva' de su vida y de su música. Crecer. 'Yo no necesitaba ser famoso. Quería salir de la vorágine de las giras, de las promociones, del estrés de Madrid. Necesitaba probar cosas diferentes. En definitiva, sentía que me hacía falta dar un giro importante en mi vida', comenta.

'Lovely Luna es el lugar donde vamos a veranear y pasarlo bien'

Tras su paréntesis americano, el cantante coruñés medita reaparecer y publicar como Xoel López. 'Necesito tiempo y de momento me quedo a vivir en Buenos Aires. La idea de volver siempre está latente. Lo que pasa es que uno sabe cuándo se va, pero no cuándo regresa. Eso sí, si vuelvo, lo haré como Xoel. Deluxe está terminado. He acabado con eso', subraya, como si fuera David Bowie con su personaje Ziggy Stardust. Para la vuelta prepara ideas nuevas. 'Supongo que me saldrá un disco un poquito más americano', profetiza el músico.

En medio de este exilio voluntario, Xoel publica en España Chang y Eng (que toma su nombre de los famosos hermanos siameses) bajo el dúo Lovely Luna, junto a su amigo Félix Arias. Se trata de un proyecto paralelo que funciona desde hace ya unos años: lleva grabando desde 1995.

'Normalmente, mientras trabajaba con Deluxe, me reunía con Félix de vez en cuando para hacer un disco juntos. Los hacemos por placer. Lovely Luna es el lugar donde vamos a veranear y siempre lo pasamos bien. Un lugar donde no hay el problema del hastío y de lo cotidiano', subraya Xoel.

Su compañero de faena, Félix Arias, incide en que el nuevo disco es fruto de la amistad: 'Cuando hacemos algo juntos no hay presión. Las canciones salen solas, y no hay ninguna que parta de cero: uno viene con un ritmo, con un acorde, y luego le ponemos la chispa. Todas las canciones tienen algo de los dos', dice. 'Lo importante es que hemos aprendido mucho el uno del otro. Hemos aprendido a criticarnos, a decirnos: mira, esto ya lo has hecho antes y te estás repitiendo. Somos como un amigo al que ves en las fiestas y con el que te lo pasas muy bien'.

'En el anterior disco había más producción y psicodelia'

Chang y Eng, que se grabó en diciembre de 2008, poco antes de la huida de Xoel, contiene canciones intimistas y serenas, de raíz folk pero con algún toque country. 'Llega un momento en que ya no sabes lo que te influye. Te sorprendes de meter algo celta, o descubres de repente que has metido algo muy de los cincuenta', dice Xoel.

Para él, la música es también un ejercicio de poesía: 'Queríamos recalcar eso. En el anterior disco había más producción y psicodelia. Este es más folk y las letras son protagonistas. Necesitábamos una producción sencilla para no taparlas', asegura. 'Somos irónicos y melancólicos al mismo tiempo. Creo que un buen humorista es un buen poeta que también anda buscando imágenes. Son dos mundos que tienen mucho en común', concluye.

Más noticias en Política y Sociedad