Público
Público

Un poco de aquí y de allá, pero en Cannes manda el cine norteamericano

EFE

Unos toques de exotismo llegados de Asia, una pizca de cine independiente húngaro, turco o canadiense y la últimamente obligada cuota latina, con dos películas de Argentina y dos de Brasil, tratan de ocultar el dominio de Estados Unidos en la competición oficial del 61 Festival de Cannes.

Porque si algo destaca del programa de la sección oficial de competición de esta edición -del 14 al 25 de mayo- es el peso del cine norteamericano, aunque eso sí, no del más comercial.

De un lado la calidad contrastada de Clint Eastwood, que vuelve a Cannes con "Changeling", en lo que será su quinta participación sin premio alguno hasta el momento.

Steven Soderbergh, en su versión seria, llevará su inmensa versión de la vida del "Ché", de 4 horas y 25 minutos, con un no menos inmenso Benicio del Toro al frente del reparto, con la que tratará de recuperar el prestigio que Cannes le otorgó con la Palma de Oro de 1989 por "Sexo, mentiras y cintas de vídeo".

"Palermo shooting" será la propuesta del siempre elegante Wim Wenders, un narrador de imágenes muy apreciado en Cannes, donde se llevó la Palma de Oro en 1984 por "París, Texas", estilo de cine que contrasta con el comercial de James Gray ("We own the night") con "Two Lovers".

Muy esperada, la ópera prima de Charlie Kaufman (el aclamado guionista de "Eternal Sunshine of the Spotless Mind" o "Being John Malkovich") como director, "Synecdoche, New York", cuyo reparto se aventura ya como el mejor de la muestra -Philip Seymour Hoffman, Samantha Morton, Emily Watson, Catherine Keener y Michelle Williams.

Frente a la armada estadounidense, muchas opciones.

Cuatro películas latinoamericanas: "La mujer sin cabeza" de Lucrecia Martel, y "Leonera", de Pablo Trapero, ambas de Argentina, y las brasileñas "Linha de Passe", codirigida por Walter Salles y Daniela Thomas, y "Blindness", el esperado regreso a la gran pantalla de Fernando Meirelles tras "The Constant Gardener".

El también responsable de la dura "Cidade de Deus" (2002) será el encargado de abrir el Festival en la noche del 14 de mayo con su adaptación de la difícil novela "Ensayo sobre la ceguera", del premio Nobel de Literatura portugués José Saramago, y que cuenta con una pareja de lujo: Julianne Moore y Mark Ruffalo.

Walter Salles, bien conocido en Cannes por "Diarios de motocicleta", codirige con Daniela Thomas (responsable de uno de los episodios de "Paris Je t'aime") una historia sobre la "jungla urbana de Sao Paulo".

Y Lucrecia Martel vuelve a Cannes, donde presentó con éxito "La niña santa" en 2004, mientras Pablo Trapero trae un drama carcelario.

Desde más cerca, Italia, "Il Divo", de Paolo Sorrentino, amante del cine más visual, y "Gomorra", de Matteo Garrone, una enésima historia de los entresijos de la mafia napolitana.

Más interesante a priori es "Uç Maymun", del turco Nuri Bilgen Ceylan, que con "Uzak" (2002) dejó un buen sabor de boca a público y crítica y ganó el Gran Premio del Jurado de Cannes, y con "Iklimler" consiguió el FIPRESCI en 2006.

Y, estando en Cannes, el cine francés no podía faltar, con tres películas: "Un conte de Noël", de Arnaud Desplechin; "La frontiere de l'aube", de Philippe Garrell, y "Entre les murs", de Laurent Cantet.

Aunque no sea francesa de nacionalidad, sí de lengua, la última de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, "Le silence de Lorna", amenaza ser otro de esos dramones a los que nos tienen acostumbrados.

Atom Egoyan pondrá su toque inconformista con "Adoration", y "Waltz with Bashir", del israelí Ari Folman, cubre la representación del cine de animación y del de conflictos de Oriente Medio.

"24 city", del chino Jia Zhangke; "My magic", de Eric Khoo (Singapur); "Serbis", de Brillante Mendoza" (Filipinas) y "Delta", de Kornel Mundruczo (Hungría), completan las 22 películas en competición por la Palma de Oro.

Un puñado de variadas y diferentes películas que pueden complacer al ecléctico jurado, presidido por el actor estadounidense Sean Penn, y con, entre otros, Alfonso Cuarón, Natalie Portman o Marjane Satrapi.

Una competición oficial que tendrá que luchar por atraer la atención de público y prensa ante una extensa programación en sus diferentes secciones, desde "Un certain regard" a la "Quincena de Realizadores" pasando por el cine clásico y los cortometrajes, o por las aspirantes a estrella que se pasearán sin duda por la Croisette.

Sin olvidar la mediática presencia de estrellas en apogeo como Madonna, que llevará un documental sobre el Sida en Malawi, o en declive, como Maradona, con otro documental, en este caso sobre su figura, firmado nada más y nada menos que por Emir Kusturica.

Más noticias de Política y Sociedad