Público
Público

La zona norte se prepara para la previsible crecida de las aguas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La zona norte del país se prepara para la previsible crecida de las aguas con la pleamar de la tarde, mientras que los distintos municipios comienzan a evaluar los daños causados por los fuertes vientos y oleajes, que en Galicia han causado cuatro heridos.

Tres de los lesionados, ayer, fueron heridos tras romper grandes olas contra el paseo marítimo de A Coruña, y el cuarto hoy, al caerse en las rocas de Punta Herminia, en el mismo municipio, por un golpe de mar.

A su vez, San Sebastián se prepara ya para la previsible crecida de las aguas con la pleamar de la tarde, prevista para las 19:10 horas, mientras espera a que, como ya ha anunciado la Agencia Vasca de Meteorología, Euskalmet, el temporal que ha causado numerosos daños en la capital guipuzcoana comience a remitir.

El alcalde de la ciudad, Odón Elorza, y el concejal donostiarra de Movilidad, Ernesto Gasco, han explicado, en una rueda de prensa, que el consistorio ha establecido ya un "gabinete de crisis" en el que participan técnicos municipales y miembros de las empresas aseguradoras para evaluar los daños y decidir los siguientes pasos a dar.

Está previsto que con la marea alta de la tarde las aguas avancen unos nueve metros y que las olas alcancen entre cinco y seis metros de altura, impulsadas por fuertes vientos.

El consistorio ha recordado que la ciudad continúa en situación de "alerta" y las zonas "sensibles" de costa como el Paseo Nuevo continuarán acotadas y con presencia "activa" de la Policía Municipal, que ha ampliado los perímetros de seguridad.

El temporal que azota la costa cantábrica ha levantado hoy grandes olas que han causado daños e inundaciones en diferentes puntos de la costa, sobre todo en San Sebastián, y han hundido numerosas embarcaciones amarradas en los puertos del País Vasco.

Destaca también el hecho de que la boya situada en Cabo Vilán, en el municipio coruñés de Camariñas, registrara ayer, a las 20.00 horas, el récord histórico nacional con una altura de ola significante de 12,7 metros, lo que puede corresponderse con una ola máxima de 20 metros.

A su vez, la marea viva de las 07.00 de la mañana, con olas de hasta 16 metros en aguas intermedias, causó importantes destrozos en los puertos vizcaínos de Bermeo y Ondarroa y ha hundido "numerosas" embarcaciones en toda la costa vasca, además de dañar balizas y pantalanes.

El fuerte oleaje que ha batido la costa cuando ha subido la marea, a primera hora de la mañana, ha inundado sótanos, algunas viviendas y numerosos comercios, además de provocar importantes destrozos en coches, establecimientos y mobiliario urbano en toda la línea de costa de San Sebastián, sobre todo en la Parte Vieja.

Las olas, que han alcanzado los 8 metros en la costa, han hundido unas 50 pequeñas embarcaciones en el puerto de San Sebastián y han dañado diferentes elementos en los de Orio, Zumaia Bermeo y Ondarroa.

La afección más importante del oleaje se ha producido en San Sebastián, donde dos viviendas situadas en los bajos del número 6 se han inundado y un matrimonio mayor que reside en una de las casas anegadas por el mar ha tenido que ser rescatado por los servicios de asistencia.

En las playas también se han registrado importantes daños, con destrozos en el club Náutico y en su pasarela, en las cabinas de La Concha, un trozo de cuya emblemática barandilla ha sido arrancado.

El ayuntamiento ha contratado a varias empresas que han desplegado a unas 300 personas que trabajan en las calles de la capital guipuzcoana para restablecer la normalidad.

En Cantabria, en el Sardinero de Santander, la fuerza de las olas, de hasta siete metros de altura, ha arrastrado coches y ha inundado las calles más próximas a la playa, en las que ahora trabajan 140 personas para normalizar la situación.

Además las olas frente a la costa de Castro Urdiales han llegado hasta los once metros de altura debido al temporal que registra Cantabria, lo que ha provocado importantes daños en el paseo marítimo, en los hoteles, las calles y los centros culturales y deportivos de la zona costera de la ciudad.

El agua ha arrancado 120 metros de barandilla del denominado Paseo Lolín.

Protección Civil no ha contabilizado aún el número de embarcaciones hundidas en el puerto de Castro Urdiales y evalúa los daños en el rompeolas y en la Playa de Ostende, donde el agua se ha llevado balaustres y material urbano y ha provocado desperfectos en el puente del regato de Chorrillo.

La Policía Local elabora ahora un informe completo sobre los daños del temporal, que ha provocado catorce salidas de los Bomberos de la ciudad, según el alcalde, Fernando Muguruza, que ha visitado las zonas dañadas junto al delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez.