Si te gustan las flores silvestres seguro que te encantará tenerlas en tu hogar con el resto de tus plantas. Y es que tenerlas en maceta es más sencillo de lo crees, aunque de forma general necesites un lugar soleado o con buena luz. Si eliges aquellas que se dan en el exterior de manera natural en la zona en la que vives, te será todavía más fácil cultivarlas.

Teniendo en cuenta eso, hoy te recomendamos media docena de flores silvestres fáciles de cultivar en casa. Toma nota de ellas si quieres darle un toque fresco y natural a algún rincón de tu hogar.

Gerberas

gerberas
Fuente: Pixabay/Nile

Una de las plantas más bonitas y alegres que plantar en casa son las gerberas, que además encontrarás de muchos colores, como amarillos, naranjas, rojos y blancos. Esta planta silvestre puedes plantarla a finales de mayo o principios de junio y así florecerá a finales del mes de agosto. Sin embargo, es posible plantarla hasta el mes de octubre.

Necesitas colocarlas junto a una ventana. En verano, evita que le de el sol directo en las zonas centrales del día, ya que con las altas temperaturas aguanta bien en zonas de semi-sombra. De igual modo, recuerda ir girando la maceta para que le vaya dando a toda la planta la luz solar de una manera uniforme.

Y en lo que respecta al riego, asegúrate de que la tierra esté bastante seca antes de echar el agua. Si las hojas tiran a un tono amarillento, es que probablemente hay un exceso de agua.

Cultivar lavanda

lavanda
Fuente: Pixabay/jackmac34

Una de las flores silvestres más bonitas y que mejor huele es la lavanda. Todos tenemos en la retina esa imagen de los campos de lavanda en lugares como Brihuega que tanto gustan a los aficionados a la fotografía. Para plantar lavanda en casa necesitas semillas de calidad.

Coloca la tierra dentro de la maceta y mezcla con algo de fertilizante. Introduce las semillas de lavanda en la tierra dejando 1,5 centímetros entre una y otra, y cubre bien con tierra. Luego riega abundantemente. Deberás regar con frecuencia y verás cómo la planta germina entre dos semanas y un mes después.

Amapolas

amapola
Fuente: Pixabay/Gab-Rysia

Seguro que alguna vez te has quedado mirando los campos de amapolas o algunas que hayas encontrado a orillas de algún camino. Pues también puedes plantarlas en casa. Necesitarás una maceta de tamaño medio y un buen sustrato para que crezcan con fuerza y color. También requieren mucho sol, así que mira bien donde colocarla, porque deberá tener luz solar alrededor de 6 o 7 horas al día. Riega con frecuencia, aunque de forma moderada, y a los 25 o 30 días de la siembra, las verás florecer.

Margaritas

margaritas
Fuente: Pixabay/Couleur

Las margaritas son unas de las flores silvestres más hermosas y abundantes. Es fácil cultivarlas en casa o bien en una maceta o en una jardinera que también puedes poner en el balcón. Lo más aconsejable es que en el fondo, antes de la tierra, coloques un poco de grava o algo de tierra volcánica, pues es necesario que drenen muy bien el agua y que cuenten con una buena circulación de aire.

Las margaritas necesitan riego frecuente y abundante y, aunque jamás debes encharcarlas, sí que la tierra ha de estar húmeda. Y ten en cuenta que, como las demás, necesita mucho sol, aunque las margaritas se conformarán con 3 o 4 horas al día.

Arenaria

arenaria
Fuete: Wikimedia/Julo CC0

La bonita arenaria con sus pequeñas y blancas flores es una de esas flores silvestres que puede alegrar tu jardín, tu terraza o algún rincón de tu hogar. Lo ideal es que esté en una maceta o jardinera en el balcón o en la terraza, ya que prefiere estar en el exterior, en zonas de sol o en semisombra. Se debe regar con moderación y recordar abonarla entre la primavera y el verano.

La mejor época de plantación de la arenaria es la primavera y deberás trasplantarla de maceta si ves que las raíces le salen por los agujeros de drenaje, pues necesita una de mayor tamaño.

Tomillo

tomillo
Fuente: Pixabay/Hans

Entre las plantas y las hierbas aromáticas destaca una con unas bonitas flores que puedes cultivar en casa sin problema. Nos referimos al tomillo. Sus cuidados son muy fáciles ya que soporta muy bien las altas temperaturas y necesita poca agua. Además de usarlo para infusiones, disfrutarás del agradable aroma que desprende.

Puedes plantar el tomillo en una maceta a partir de las semillas, que tardarán en germinar alrededor de un mes, pero también a partir de un esqueje. Si vas a poner la maceta en el exterior, deberás plantar el tomillo entre los meses de marzo y junio, pero si lo vas a colocar en el interior, puedes hacerlo en cualquier momento del año, siempre y cuando tengas calefacción en casa durante los meses más fríos, ya que lo mejor para esta planta es que la temperatura ronde los 20 ºC.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here