Público
Público

Se busca vida a 4.000 metros bajo el hielo

Científicos rusos trabajan a contrarreloj para conseguir extraer muestras de vida en el lago helado Vostok en la Antártica

PABLO OLIVEIRA Y SILVA

Científicos rusos están trabajando en una carrera contrarreloj para conseguir desvelar los secretos que esconde un lago antártico que se ha mantenido aislado de todo en la Tierra durante 15 millones de años.

El lago Vostok es uno de los lagos más grandes y profundos del planeta, pero su existencia no fue confirmada hasta los años 90, mediante imágenes por satélite. Se encuentra bajo una espesa capa de hielo de la que el equipo tiene que conseguir perforar el último tramo antes de que acabe este mes, para tomar muestras, antes de que las condiciones meteorológicas de la zona empeoren y les obliguen a abandonar la base desde donde se están realizando los trabajos de perforación.

El equipo científico espera encontrar bajo el hielo formas de vida nunca antes vistas, aunque otros expertos temen que la expedición pueda dañar de forma irreversible un ecosistema que se ha mantenido intacto durante tanto tiempo.

"Es como trabajar en un planeta extraño, donde nadie ha estado antes", asegura el jefe del proyecto a la BBC. "No sabemos lo que nos espera allí abajo".

Una de las aplicaciones del proyecto Vostok es que los científicos confían en que sirva para entender las condiciones de vida en el satélite Europa, una de las lunas de Júpiter, que creen que también contiene grandes cantidades de agua bajo una gruesa capa de hielo.