Público
Público

'Comecocos' contra las placas del alzhéimer

J. Y.

Un experimento realizado por investigadores de EEUU y Japón ha arrojado un resultado tan inesperado como valioso: una alteración en el sistema inmunitario de los ratones provoca que los macrófagos –células de la sangre que son al mismo tiempo fuerzas defensivas y camiones de basura– penetren en el cerebro y devoren los depósitos amiloides típicos del alzhéimer; literalmente, según un comunicado del Centro Médico Cedars-Sinai, “como el comecocos”.

Los enfermos de alzhéimer tienen en sus cerebros un exceso de una proteína inmunosupresora llamada TGF-beta. La interpretación de esto es que el sistema inmune trata de restaurar la normalidad en un órgano sometido a un estrés inflamatorio por las placas amiloides. Usando ratones modificados, los científicos bloquearon la acción de TGF-beta, con lo que esperaban una estimulación de la inflamación que empeoraría los síntomas.

No obstante, el efecto fue justo el contrario: según publica Nature Medicine, los macrófagos atravesaban la barrera entre el sistema vascular y el cerebro para devorar las placas, reduciéndolas hasta en un 90%. Los ratones mejoraban en los tests de comportamiento. Los autores esperan que sus resultados ayuden a diseñar fármacos que mimeticen este efecto con fines terapéuticos.