Público
Público

Estudiantes catalanes crean un drone para proteger a los elefantes de los cazadores furtivos

El aparato, que fue diseñado para una organización sudafricana, es capaz de vigilar los terrenos y mandar las coordenadas en tiempo real del lugar donde se encuentran los animales.

PÚBLICO

Cuatro estudiantes de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) han creado un drone que ayude a evitar la caza furtiva de rinocerontes y elefantes en África. Arnau Garcia, estudiante de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial y Aeronáutica de Terrassa (ETSEIAT), y Ripoll, Aleix Figueres y Hugo Bertiche, estudiantes de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación y Aeroespacial de Castelldefels (EETAC), son los desarrolladores de este avión no tripulado que incorpora la tecnología para dectar este tipo de animales desde el aire y enviar vía Internet la información en tiempo real de dónde están situados.

El drone ha sido diseñado para la organización sudafricana Wildlife Conservation UAV Challenge, que convocó un concurso internacional para tratar de encontrar una solución a la caza furtiva de estos animales. El equipo de cuatro estudiantes participa en el concurso con un prototipo de drone que diseñó como proyecto final de carrera con la ayuda de HEMAV, una start-up creada por ex estudiantes de la UPC y con sede en el Campus del Baix Llobregat. 

El aparato lleva por nombre Ranger Drone y ha sido creado con la premisa de que tenga un bajo coste para que se pueda utilizar en los parques naturales de los diferentes países africanos. Está programado para vigilar las zonas de selva o de sabana a partir de la carga de coordenadas a su sistema y vuela sin ningún tipo de mando a distancia. Además, incorpora una cámara térmica que permite detectar desde el aire cazadores furtivos y se está trabajando para incorporar un sistema de detección de sonidos.

La información obtenida por el drone se envia luego de manera instantánea, mediante telemetría por UHF (Ultra High Frequency) o tecnología GSM (de telefonía mòvil), a la base de los guardas del parque, para que puedan conocer dónde se encuentran los animales y cuál es la zona que se está vigilando. Según explica Arnau Garcia, "esto facilitará mucho la tarea de vigilancia de los guardas para que puedan encontrar de forma más rápida las manadas de elefantes o rinocerontes, ya que a través del sistema recibirán las coordenadas exactas del lugar donde están". 

El equipo del Ranger Drone ha realizado pruebas de funcionamiento sobre una granja de ovejas en Huesca y han ensayado con las cámaras térmicas en diferentes espacios con rinocerontes y elefantes, como el zoológico de Barcelona. No obstante, en marzo deben presentar el proyecto en Sudáfrica y hacer las pruebas definitivas con el resto de equipos. El mismo grupo se ha presentado también a otro concurso, Drones for Good, en los Emiratos Árabes, en el que participan equipos y empresas de todo el mundo que buscan nuevas aplicaciones para los UAV.

Crece la caza furtiva

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) estima que hay entre 470.000 y 690.000 de estos mamíferos en África, donde la caza furtiva de elefantes y rinocerontes ha crecido un 63% en los últimos diez años.

Según un estudio del profesor George Wittemyer, de la Universidad Estatal de Colorado (Estados Unidos), realizado para la Reserva Natural Samburu de Kenia, los cazadores furtivos mataron alrededor de cien mil elefantes en África entre los años 2010 y 2012. Los crecientes índices de mortalidad de los mamíferos terrestres más grandes del mundo son consecuencia de un incremento de la demanda de marfil en China y otros países asiáticos. Según este mismo estudio, la población de estos mamíferos está disminuyendo a un ritmo del 2% anual, una mortalidad que supera con creces su capacidad de reproducción.