Público
Público

Puertos vivos La vida marina, bienvenida en el puerto de Vigo

El proyecto europeo Puertos Vivos se experimenta por primera vez a gran escala en la ciudad gallega.

Imagen de las futuras actuaciones del proyecto Puertos Vivos en Vigo y vida marina observada en un experimento anterior.
Imagen de las futuras actuaciones del proyecto Puertos Vivos en Vigo y vida marina observada en un experimento anterior. PUERTO DE VIGO

Que los puertos dejen de ser una sucesión de muelles, pantalanes y espigones (es decir, infraestructuras costeras agresivas, grises y sin vida biológica) es el objetivo principal del proyecto europeo Puertos Vivos, que empieza ya a gran escala en el de Vigo, uno de los mayores puertos pesqueros del mundo. La base de este proyecto es un material de hormigón diseñado para regenerar la vida marina en zonas hasta ahora hostiles a la fauna y la flora.

El consorcio que ha obtenido 2,4 millones de euros de la Comisión Europea para tres años lo coordina la empresa israelí ECOncrete y participan, además del Puerto de Vigo, el astillero Cardama, de la misma ciudad, y la Universidad Técnica de Dinamarca. Con este proyecto y los demás que ya están en marcha en Vigo se persiguen tres objetivos: aumentar la biodiversidad en el puerto, integrarlo mejor en la ciudad y reducir las emisiones de CO2 en relación con la crisis climática.

Durante el proyecto citado para mejorar el ecosistema del puerto se construirán dos estructuras para la demostración de la viabilidad y la medida de resultados de esta estrategia. En una dársena se instalará una pared marina intermareal de 310 metros cuadrados del material ECOncrete más un pantalán con visor submarino que será de acceso público. Además se colocarán 100 elementos prefabricados del mismo material en el agua, como micro arrecifes para estabilizar la costa y crear jardines marinos. Es un material con un componente y unas formas que lo hacen favorable a la colonización de fauna y flora. Se medirá también la reducción del ruido conseguido.

Esta etapa constituye un paso más para Vigo, cuyo puerto lleva camino recorrido en este tema, con las iniciativas que comprende su programa Muelles del Atardecer. En una experiencia piloto anterior con la Universidad de Vigo se observó la colonización de las instalaciones por 180 especies de fauna y flora y así como una reducción significativa de emisiones. El proyecto de investigación que ahora empieza es la segunda fase de esta estrategia, ampliando experimentos anteriores en otros puertos del mundo. "El puerto de Vigo está considerado un puerto verde de referencia en Europa con una política muy activa de protección medioambiental. Recientemente se ha comprometido a alcanzar cero emisiones en 2030", explican Carlos Botana y Gerardo González, coordinadores del proyecto por parte de la autoridad portuaria.

Desde el punto de vista europeo, "el proyecto Puertos Vivos crea las herramientas y la documentación para una nueva generación de puertos que proporcionen no solo infraestructuras cruciales sino también espacios vivos para una gran variedad de organismos marinos", señala el investigador danés Wolfgang Kunther, cuya universidad realizará la monitorización estructural y biológica durante el proyecto.

ECOncrete fue fundada por dos biólogos marinos. Uno de ellos, coordinador del proyecto, es Ido Sella, quien asegura que el material que han diseñado para complementar o sustituir las infraestructuras tradicionales hace posible una revolución en los puertos marítimos, al proporcionar herramientas para pasar de centrarse solo en la función y en el rendimiento estructural a también beneficiar el medio ambiente marino.