Público
Público

Robótica Desarrollan mini drones 'forzudos' capaces de trabajar en equipo

¿Se imagina un enjambre de pequeños drones capaces de trabajar en equipo para, por ejemplo, abrir puertas? Un nuevo desarrollo robótico inspirado parcialmente en la anatomía de las avispas consigue que mini vehículos voladores multipliquen su capacidad de trabajo y la fuerza necesaria para mover objetos pesados.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen de uno de los mini drones desarrollados, llamados FlyCroTug. ©EPFL / Laboratory of Intelligent Systems

Investigadores de la Universidad de Stanford en EEUU y de la Escuela Politécnica de Lausana (Suiza) han logrado 'fortalecer' pequeños drones, que pueden aherirse a superficies y, con ayuda de mini cabestrantes, llegan a mover objetos de hasta 40 veces su peso.

En un artículo publicado en Science Robotics, los científicos explican cómo una nueva clase micro vehículos aéreos (MAV) pueden adherirse a superficies y luego arrastrar objetos pesados ​​hacia ellos mediante el uso de mini cabestrantes y poleas.

La idea inicial era proporcionar la suficiente capacidad a estos mini drones para transportar materiales más pesados. Si bien los MAV son más ágiles y capaces de maniobrar en espacios pequeños en comparación con sus hermanos mayores, no logran desarrollar suficiente empuje o fuerza. Estos nuevos mini drones, llamados por sus creadores FlyCroTugs, pueden hacerlo.

Curiosamente, están inspirados es la capacidad de las avispas. Estos insectos voladores se pegan al suelo para arrastrar presas grandes cuando esas cargas son demasiado grandes para poder ser transportadas por el aire. "Las avispas tienen una capacidad de carga limitada en vuelo, al igual que nuestros mini drones, por lo que adaptamos su técnica a nuestra tecnología", explica desde la Universidad de Stanford Matt Estrada, ingeniero especializado en biomimética y autor principal de este informe.

Así, por un lado, los mini drones están dotados de microespinas —pequeños ganchos o anzuelos montados de forma independiente que, cuando se arrastran por una superficie rugosa, cada gancho es capaz de encontrar su propia protuberancia o fosa para unirla y generar fuerza—o superficies adhesivas para fijarse firmemente a un lugar una vez aterrizan. Por otro lado, también cuentan minúsculas 'grúas' robóticas o cabrestantes para arrastrar objetos una vez lo enganchan.

El diseño de FlyCroTug se inspiró en la capacidad de las avispas para agarrarse a una superficie y arrastrar presas pesadas. Imagen: Estrada et al., Sci. Robot.

"La inspiración [para este desarrollo] proviene de los insectos, de su capacidad para interactuar con su entorno posándose, trepando y arrastrando grandes presas mediante el uso de una amplia variedad de mecanismos de adherencia a las superficies", añade Estrada, en una respuesta enviada por correo electrónico a Público.

Aplicaciones

"La aplicación más inmediata es proporcionar nuevos enfoques para las tareas de búsqueda y rescate", explica Estrada, y añade: "Estos micro vehículos aéreos podrían realizar misiones en áreas en las que drones más grandes podrían encontrar demasiados obstáculos, como un edificio parcialmente derribado, o en lugares no muy accesibles".

De esta forma, el investigador cree que un grupo o enjambre de pequeños drones "se podrían coordinar para realizar tareas de trabajo cooperativo". Por ejemplo, el despliegue de un conjunto de sensores u otro equipo útil en las ruinas de un edificio o en otras situaciones de riesgo para los humanos.

En las demostraciones publicadas, los investigadores enseñan cómo dos mini drones FlyCroTugs, que tienen el tamaño de la palma de una mano, pueden abrir puertas si están debidamente equipados y coordinados. ¿Inquietante?

"Al igual que con toda la tecnología, el uso de estos micro vehículos aéreos depende de la voluntad de la usan", explica Estrada. "A mí no me dan miedo", afirma este científico con humor, que añade: "Si viera a estos robots atando sus hilos al picaporte y lentamente abriendo la puerta, un buen tijeterazo los detendría fácilmente".