Estás leyendo: Britney contra Gaga

Público
Público

Britney contra Gaga

Spears publica disco el viernes y abre el debate sobre su regreso al trono del pop frente a Lady Gaga, que lanza álbum en mayo

JESÚS MIGUEL MARCOS

La historia del pop está llena de combates a cara de perro. Los Beatles contra los Rolling, Prince contra Michael Jackson, Blur contra Oasis Es cierto que muchos duelos musicales se cocinaron en las redacciones (cuando no en los despachos de las discográficas), pero no todos fueron maquinaciones industriales para copar la lista de ventas. Como muestra un botón: bien entrado el siglo XXI, si le preguntabas a Noel Gallagher por Damon Albarn, seguía refiriéndose a él como "el idiota". No sonaba impostado.

Estamos a las puertas de un nuevo duelo al sol: Britney Spears contra Lady Gaga. Dos estrellísimas del pop, caballos ganadores en momentos muy diferentes de su carrera pero ambos en plena forma. Gaga acaba de nacer, Britney de renacer. Las dos sacan disco en un corto intervalo (Spears el viernes, Lady Gaga el 23 de mayo), las dos han estrenado ya sus respectivos nuevos vídeos y las dos apuestan por el pop electrónico que empasta en la radiofórmula y funciona en la pista de baile. Las cartas están echadas.

Los medios norteamericanos no han desaprovechado la "coincidencia" de que las dos artistas lancen disco y ya hablan de la "batalla del año" de las "archirrivales". La blogosfera también echa humo, empezando por el rey del blog rosa, Perez Hilton: "Va a ser superemocionante y competitivo. Los gays estarán muy felices", dijo el popular comentarista. Por ahora, la primera batalla la ha ganado Lady Gaga: su single Born this way ha tenido 450.000 descargas, por las 411.000 del Hold it against me de Britney Spears. No obstante, la tiene a tiro.

Aunque su título oficial haya sido el de princesa, la Spears ha sido la reina del pop en la primera década del siglo XXI (con el permiso de la del siglo XX, Madonna, que mantiene el pulso). Prueba de ello es que, como Indurain hizo con Bugno, Chiapucci y Rominger, se comió sin contemplaciones a distintas rivales a lo largo de sus años de dominio en el reino del pop, y eso que entre ellas estaba un hueso duro de roer como Christina Aguilera. "Britney fue la sucesora de Madonna, pero tanto ella como Lady Gaga dependen mucho más del marketing y el dinero de lo que dependió Madonna", opina Javier Álvarez.

Lady Gaga está en su momento cumbre. Empezó el año enseñándole el culo al mundo, entregó un vídeo de vértigo (el de Born this way) y hace poco vendía miles de pulseras para ayudar a las víctimas del terremoto de Japón.

Un vídeo en Youtube las enfrenta en dibujos animados: "Tengo el control total de mi carrera dice Gaga, tú tienes a tu padre y a tu manager haciéndolo todo por ti", en medio de calificativos nada cariñosos. Pero ellas, por el momento, no desatan las hostilidades. La primera en hablar ha sido, por riguroso orden promocional, Britney Spears, que saca disco antes (según se comenta, de haberlo hecho después de Lady Gaga no hubiera tenido ninguna posibilidad). "Adoro a Lady Gaga", dijo en la revista Out. ¿El abrazo del oso? Veremos...