Público
Público

Dibujos curativos para combatir la neurosis

Cuando a Aitor Saraiba se le pregunta por las inquietudes de la gente, él no duda: "O mantener el amor o que llegue el amor"

ANTONIO J. RODRÍGUEZ

Cuando a Aitor Saraiba (Talavera de la Reina, 1983) se le pregunta por las inquietudes de la gente, él no duda un segundo: "O mantener el amor o que llegue el amor. Que me siga queriendo, que no me deje de querer o que empiece a quererme". Así de fácil. Como su obra, Saraiba destila un componente naíf, inocentón; nada de dejarse contaminar por la cara más agresiva y competitiva de la sociedad.

Una filosofía que aparecerá plasmada durante la próxima Noche en Blanco en Sanar Madrid, proyecto de dimensiones más o menos faraónicas que implicará el próximo 19 de septiembre a cerca de cien artistas y alrededor de 10.000 personas. Tras trabajar en el Musac (León) o la Universidad de Mallorca, Madrid da la bienvenida al dibujo curativo de Saraiba.

La situación es simple: un artista con vocación de terapeuta escucha los anhelos y fantasías de su paciente, y corresponde con una obra improvisada; un regalo que reivindica valores como la generosidad y el altruismo entre dos personas desconocidas entre sí.

De modo que, para aliviar las tensiones de esas 10.000 personas que se verán involucradas en Sanar Madrid, Saraiba desarrolla actualmente un taller semanal con 90 voluntarios, en donde confluye una formación artística de la mano del creador manchego, y otra sobre cuestiones psicológicas asesoradas por un grupo de expertos.

¿Algún criterio para la selección de los voluntarios? "Si estamos en Madrid y hacemos un curso a las seis de la tarde con 40º, la gente que venga es la gente que necesito porque es la que cree en el proyecto", aclara quien enseña a un grupo de lo más heterogéneo: profesores de yoga, camareros o cocineras o conforman la tripulación del proyecto curativo.