Público
Público

El disputado futuro de los Teatros del Canal

Más de un millar de profesionales del sector muestran su apoyo en una carta pública al proyecto iniciado por los dramaturgos Rigola y Álvarez-Simó. Una trayectoria que tuvo su origen en 2017 y que ha convertido a este centro escénico en buque insignia de la cultura madrileña.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un momento de 'La tristeza de los ogros', de Fabrice Murgia.- FESTIVAL TEMPORADA ALTA

Un millar de profesionales de diversos ámbitos de la cultura ponían el grito en el cielo el pasado jueves 29 de agosto. Pedían la continuidad al frente de los Teatros del Canal de Natalia Álvarez-Simó, responsable del centro tras la dimisión de su compañero el dramaturgo catalán Àlex Rigola en protesta por los casos de represión policial que tuvieron lugar en Catalunya el 1 de octubre de 2017.

“Pedimos al nuevo Gobierno de la Comunidad de Madrid que mantenga el actual proyecto y la dirección de los Teatros del Canal para que, como en algunos países que tenemos cerca, la cultura pueda transformarse y avanzar al ritmo de la sociedad y no a la de los partidos políticos”, rezaba una misiva que busca preservar una apuesta escénica ahora en disputa tras el cese de Álvarez-Simó y todo su equipo de dirección por parte del nuevo Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Si bien la nueva titular de la Consejería de Cultura, Marta Rivera de la Cruz, de Ciudadanos, no ha desvelado todavía los planes para el centro, la disyuntiva parece clara; o mantener la línea trazada por Rigola y Álvarez-Simó, o emprender un nuevo camino que, tal y como apuntaba de forma un tanto despectiva el dramaturgo y fundador de Ciudadanos Albert Boadella, devuelva la programación del centro al “público normal que le gusta disfrutar con el arte y no aburrirse con experimentos para sectas progres”.

Ambas posibilidades están sobre la mesa. Quizá por ello la preocupación en el sector, una inquietud que han puesto por escrito bajo el epígrafe Era difícil de imaginar. Una misiva que pone de relieve los logros conseguidos por los dos últimos directores del centro, subrayando que “el actual proyecto de los Teatros del Canal ha ampliado y mejorado, de manera decisiva, el paisaje artístico de la región. Entre otras cosas por la presencia constante de grandes nombres de la escena internacional en sus escenarios, por la altísima ocupación de sus tres teatros, por las producciones de compañías nacionales o por haberse convertido en la casa de la danza que esta ciudad nunca tuvo”.

Entre los firmantes, se encuentran creadores escénicos internacionales como Romeo y Claudia Castellucci, Jan Lauwers, Stefan Kaegi de Rimini Protokoll, Kristof Blom de CAMPO, Peeping Tom o Philippe Quesne; y nacionales, muchos de ellos nunca programados en los Teatros del Canal, como Pablo Messiez, Marta Pazos, Alberto Velasco o Carolina África. También intérpretes como Bárbara Lennie, Ariadna Gil, Juan Diego, Irene Escolar, Verónica Forqué, Ricardo Gómez o Susi Sánchez. Músicos como Nacho Vegas, Tulsa o Russian Red, cineastas como Carla Simón, Jaime Chávarri, Jonás Trueba o Sergio Oksman y escritores como Marta Sanz, Laura Freixas, Sabina Urraca, Patricio Pron, Roy Galán o María Sánchez.

Prestigio internacional

El peso de la institución a nivel europeo no ha dejado de crecer en los últimos años. Prueba de ello es su incursión en la llamada red Próspero, liga en la que concurre junto a grandes centros europeos de la talla de la Schaubühne de Berlín, el Odéon de París o el Internationaal Theater de Ámsterdam. Una suerte de Champions League de la dramaturgia de la que apearse supondría una notable merma en la programación de los Teatros del Canal, no en vano quedaría fuera de la posibilidad de coproducir junto a dichas instituciones.