Público
Público
Únete a nosotros

El escándalo de las subvenciones de Feijóo a la lengua gallega en medios

'La Voz de Galicia' y 'Faro de Vigo' se llevan más de un millón de euros en subvención mientras que el resto de la prensa digital totalmente en gallego apenas llega a los 3.000 euros por las condiciones que exige la Xunta de Galicia.

Publicidad
Media: 3.57
Votos: 7

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.-EFE

MADRID.- Un sinsentido. Así es como podría resumirse el reparto de las subvenciones de la Xunta de Galicia a los medios de comunicación para promocionar la lengua gallega.

Según los datos publicados a cierre de año, Feijóo ha concedido la mayoría de los fondos a medios de comunicación escritos que apenas utilizan el gallego en sus publicaciones, como La Voz de Galicia (718.000 €) o Faro de Vigo (305.000 €). Entre las dos cabeceras suman más de un millón de euros, mientras que el conjunto de la prensa digital, totalmente en gallego, apenas superan los 3.000 euros.

La convocatoria de ayudas para los medios de comunicación escritos de Galicia no es precisamente equitativa, según ha publicado el diario Galicia Confidencial. Existen condiciones que, en la práctica, dejan fuera a la mayoría de medios digitales que publican totalmente en gallego. Da la casualidad que, lo general, su línea editorial es crítica con el PP. Para tener derecho al subsidio para medios totalmente en gallego es necesario contar con una edición impresa. Pero, salvo Sermos Galiza, éstos carecen de papel, por lo que no pueden acceder a esta subvención.

Al mismo tiempo hay ayudas para medios de comunicación en español que contengan un 8% en gallego, pero sólo para la edición de en papel. De ahí que las dos grandes cabeceras gallegas se lleven prácticamente todo el pastel de esta ayuda. Toda una contradicción en un momento en el que la revolución digital es ya una realidad y los medios en papel tiene menos lectores que los digitales.

Del mismo modo, para acceder a la ayuda general de medios, las plantillas han de estar formadas por más de cinco trabajadores. Algo poco corriente. De esta forma se está consiguiendo justo lo contrario de lo que la subvención pretende: fomentar el uso del gallego.