Público
Público
Únete a nosotros

Los títeres no son delito

Los participantes en el acto celebrado el jueves en el Teatro del Barrio, en el que Alberto San Juan y Gloria Muñoz representaron parte de la obra 'La bruja y Don Cristóbal', suscriben un escrito defendiendo que la ficción no "enaltece en ningún modo el terrorismo ni incita al odio"

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

Momento en el que Alberto San Juan y Gloria Muñoz comienzan la repreentación de 'La Bruja y Don Cristóbal'

COMUNICADO suscrito por Santiago Auserón, músico; Enrique Gil Augusto, miembro del Comité de Empresa de Airbus Operaciones; Facu Díaz, humorista en La TuerkaMarià de Delàs, periodista de PúblicoGuillem Martínez, periodista en CTXT; y Miguel Mora, periodista en CTXT; César Strawberry, músico; y Alejandro Gámez, abogado de la Asociación libre de abogafas y abogados.  

"Para aquellas personas escépticas que crean que los actos de protesta no sirven para nada, es preciso señalar que, tras el acto por la Libertad de Expresión celebrado el 28 de abril en el Teatro del Barrio, la asociación Dignidad y Justicia ha anunciado una denuncia contra los actores Alberto San Juan y Gloria Muñoz por el simple hecho de haber peusto la voz a un extracto de la función de títeres La bruja y don Cristóbal, obra de los titiriteros Alfonso Lázaro de la Fuente y Raúl García Pérez, que fueron detenidos y encausados durante Carnavales de Madrid. Con escaso margen de tiempo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, a su vez, ha presentado un escrito ante la Audiencia Nacional pidiendo la ampliación de la causa a los dos actores.

Público y CTXT retransmitieron en directo la función y después colgaron el vídeo en la web para que la ciudadanía pueda evaluar, por sí sola, si la función puede ser constitutiva de los delitos de terrorismo y de incitación al odio.

Nosotros creemos que no. Creemos que las querellas son una estupidez al cuadrado. Que en la obra La Bruja y Don Cristóbal no se hace referencia a ETA, ni se enaltece en ningún modo el terrorismo, ni se incita al odio. Y no sólo eso. Pensamos que la esencia de las marionetas, de los títeres, de la buena ficción popular es, desde siempre, la denuncia del abuso de poder. Y subrayamos que esto no es susceptible de delito alguno sino digno de elogio. Por supuesto, nos parece mucho más peligroso que un supuesto periodista califique como “proetarras” a unos artistas por representar una obra que se limita a contar que, a menudo, el miedo y el terrorismo son aprovechados por los poderes públicos como excusa para esconder su incompetencia y limitar las libertades y los derechos de todos.

Por eso mismo nos reunimos ayer ante los medios. Para mostrar nuestro estupor y nuestra alarma por el retroceso en las libertades y en los derechos fundamentales. Para defender la libertad de expresión y el derecho a la opinión, a la información y al ejercicio de huelga. Derechos seriamente amenazados por la reforma del Código Penal y por la Ley Mordaza, una ley que aleja a España de una cultura de derechos, y la acerca a Estados autoritarios, como lo son Polonia o Hungría.

Creemos tanto en la necesidad de esos derechos, y observamos tanto su importancia como su dramático recorte, que los asistentes al acto del Teatro del Barrio no podemos dejar de asumir que el supuesto delito cometido por Alfonso Lázaro de la Fuente, Raúl García, Gloria Muñoz y Alberto San Juan es también nuestro delito, por lo que los que organizamos y participamos en el acto no podemos dejar de autoinculparnos junto a ellos".