Público
Público

'Sin habitación propia': el drama de las mujeres que viven entre cartones

Un libro coordinado por la periodista Lula Gómez recoge seis miradas de sendas reporteras que ponen sobre la mesa la violencia, la vulnerabilidad y el silencio que padecen las mujeres sin hogar.

Mujer sin hogar
Una mujer sin hogar sentada en una zona peatonal de la ciudad de Dortmund, al oeste de Alemania, el 14 de octubre de 2020. Ina Fassbender / AFP

El estigma de ser mujer pesa incluso entre los que no tienen nada, ni siquiera un techo. Pensar en una persona sin hogar remite, de forma unívoca, a la imagen de un varón apostado en algún rincón de la urbe. Un imaginario compartido que invisibiliza, aún más si cabe, a las que ya de por sí habitan los márgenes de nuestra sociedad.

Porque lo cierto es que ellas son y han sido borradas. No aparecen en las estadísticas, ni ocupan el espacio público. Pese a que están ahí. A la intemperie. Testimoniando el ajetreo contemporáneo a pie de calle, a merced de la compasión y el desprecio de unos transeúntes que miran pero no ven. ¿Cómo viven? ¿Dónde y qué violencias sufren? ¿Por qué no las vemos?

Lula Gómez: "Cuando una mujer vive entre cartones está plenamente expuesta, sometida a todo tipo de abusos"

Sin habitación propia. Crónicas sobre mujeres sin hogar de norte a sur nace con la voluntad de responder a esas preguntas. Un libro coordinado por la periodista Lula Gómez que recoge cinco miradas de sendas reporteras que ponen sobre la mesa la violencia, la vulnerabilidad y el silencio que padecen las mujeres sin hogar. 

Ellas son Carla Fibla, Eileen Truax, Laila Abu Shihab, Nuria Tesón y Dolors Rodríguez. Un acercamiento a las historias que no se ven, que revela datos de la realidad del sinhogarismo de las mujeres en Estados Unidos, en América del Norte; España, en Europa occidental; Colombia, en Latinoamérica; Egipto como país de Oriente Medio y Sudáfrica, desde donde contaremos la realidad de África del Sur.

"Se ha visto con la pandemia y con la crisis económica, las mujeres somos las que más vapuleadas salimos porque no sólo afrontamos problemas de índole económica, sino que además tenemos que asumir las desigualdades de género, cuando una mujer vive entre cartones está plenamente expuesta, sometida a todo tipo de abusos físicos", denuncia Gómez.

'Sin habitación propia. Crónicas sobre mujeres sin hogar de norte a sur'.
Portada de 'Sin habitación propia. Crónicas sobre mujeres sin hogar de norte a sur'. Libros.com

El proyecto se enmarca dentro de la colección Compromiso que Libros.com desarrolla en colaboración con Fundación La Caixa. Una aproximación a una tragedia de la que no existen cifras ni apenas estudios, y que en plena crisis económica global es, si cabe, más necesario que nunca desentrañar y tratar de acotar.

"Hay niñas en El Cairo que se disfrazan de niños para evitar abusos y tocamientos"

Una campaña de crowdfunding prevé hacerlo posible de la mano de un buen número de mecenas que forman parte del "selecto club", tal y como lo define Gómez, "de los no conformistas, de los que creemos que podemos cambiar las cosas y que hace falta visibilizar y poner en la agenda pública, mediática y política los derechos de las mujeres, derechos que les estamos arrebatando porque, al menos en España, el techo es un derecho".

Violencia institucional

Se trata, a fin de cuentas, de denunciar la violencia institucional imperante. Porque una mujer que vive de prestado en un sofá, que pernocta en un trastero o que debe "pagar servicios sexuales" por una cama puede que tenga techo, pero no tiene un hogar. Los gobiernos deben hacer algo para protegerlas, de lo contrario quedarán desamparadas ante los desmanes machistas.

"Hay niñas en El Cairo que se disfrazan de niños para evitar esos abusos, esos tocamientos, esas miradas...", lamenta la periodista. Una situación que Sin habitación propia. Crónicas sobre mujeres sin hogar de norte a sur busca denunciar con las armas del periodismo y la empatía, mirando de frente una realidad que yace a pie de calle y que muchas veces nos pasa desapercibida.

"Hay que tratar las violencias sexuales contra la mujer, como estamos viendo en España en las últimas semanas, esa violencia hace que muchas mujeres acaben en la calle, de tal forma que no abordamos este asunto, no creo que podamos acabar con el sinhogarismo", zanja la periodista Lula Gómez.