Público
Público

Michael Hirst, creador de 'Vikingos': "A estas alturas nos identificamos con los vikingos y queremos que ganen"

Saqueado París, los vikingos más famosos de la televisión regresan esta noche a TNT con nuevos personajes, más batallas y una cuarta temporada compuesta por el doble de capítulos en la que su creador, Michael Hirst, promete “echar un vistazo” al Valhalla.

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7

Esta noche se estrena en TNT la cuarta temporada de la serie 'Vikingos'.

Lejos del campo de batalla del rodaje de una serie como Vikingos (que este miércoles estrena su cuarta temporada en TNT a partir de las 22:30 horas), en la tranquilidad de una habitación de hotel del centro de Madrid, el padre de personajes de tanto calado en la cultura televisiva contemporánea como Ragnar, Athelstan y Lagertha recibe a los periodistas de uno en uno, con respuestas apasionadas y sabedor de la trascendencia de su serie. Michael Hirst, británico sexagenario de aspecto cercano y tranquilo, es el máximo responsable de Los Tudor y Vikingos. No solo es el creador y el productor, es, además, el único guionista.

Algo, lo de escribir en solitario, que afronta como un reto y como la única forma que conoce de trabajar y con la que seguirá mientras pueda y le divierta. En esta nueva temporada, la cuarta, el trabajo se complica porque después de tres tandas de nueve, diez y diez episodios, llega una de veinte. “La audiencia es muy impaciente y no puede esperar un año, así que es lógico que The History Channel quiera 20 episodios. 10 se verán ahora y los otros 10, en verano”, explica en la rueda de prensa posterior.

Una nueva temporada catapulta a sus protagonistas, que crecen en número, a nuevas aventuras, intrigas, amores, contiendas y conquistas con grandes retos para el equipo de producción. Uno de ellos, como bien dice Hirst, ha sido el de crear una batalla más espectacular aún que la de París. Otro, responder a las múltiples preguntas que quedaron abiertas. ¿Recuperará el rey Ragnar (Travis Fimmel) la consciencia y su vitalidad? ¿Soportará Aslaug (Alyssa Sutherland) tener de nuevo a su lado a Ragnar? ¿Traicionará realmente Rollo (Clive Standen) a su hermano? ¿Cómo se tomará su pueblo el regreso de Lagertha (Katheryn Winnick) al poder que le usurparon? ¿Cuál es el destino de Bjorn (Alexander Ludwig)?

En el primer y trepidante episodio de esta cuarta entrega se plantean las líneas argumentales por las que caminará la historia de un pueblo, el vikingo, contada a través de la historia de una familia. Vikingos es “la saga de Ragnar y sus hijos”, recuerda su creador. Una serie que ha acercado la cultura vikinga al público ayudando a conocer un poco más a una sociedad que pese a su imagen de bárbara y salvaje estaba mucho más evolucionada en algunos aspectos que otras coetáneas teóricamente más avanzadas. Una nueva temporada que el espectador habrá de afrontar sin el que hasta ahora había sido su guía espiritual, el monje Athelstan (George Blagden).

Con solo unos minutos para hablar con Hirst, tres temporadas por detrás que comentar y una por delante sobre la que preguntar, casi mejor que el piloto (que se emite esta noche en España) hable por sí solo y entrar directamente en materia. Tiene mucho que contar.

¿Qué van a hacer ahora los espectadores sin Athelstan?

Lo cierto es que aunque Athelstan ha muerto no ha desaparecido de la serie. Sigue notándose su presencia durante la cuarta temporada. Lo vemos en un montón de pequeños detalles. Está presente en la vida y los pensamientos de Ragnar porque era una persona muy importante y con influencia para él, pero también en la vida del rey Ecbert y, por su puesto, en la de Judith y en la de su hijo Alfred, puesto que Athelstan en el padre de Alfred y este se convertirá en Alfredo el grande. Así que, no os preocupéis porque Athelstan está en la serie, no sufráis.

Athelstan ponía rostro al punto de vista del espectador, que ahora pierde a su máximo referente, a su guía en la serie, ¿no le parece?

"Esta es una serie en la que hacemos las cosas de verdad"

Es cierto. De hecho, cuando empecé a escribir la serie Athelstan no era más que un modo de conseguir esto, que un público contemporáneo, principalmente cristiano, entrase en este mundo. No era más que un monje al que atrapan. Tenía escritos solo dos capítulos y era eso. Pero de pronto se convierte en un personaje muy interesante, porque llega al pueblo y te das cuenta del modo en el que Athelstan y Ragnar se relacionan. Entonces dije: ‘Oye, esto es interesante, este personaje puede darnos mucho más y el público puede seguir aprovechando que está Athelstan para aprender mucho más de este mundo’. Y de repente era un ser humano completo y empecé a hacerle cosas terribles. Por Dios (risas), si hasta le crucificaba.

Pero, como todos los personajes principales tiene una vida independiente, es un personaje real. Para mí fue realmente triste matarle. Tuve que escribir a George, el actor, y decirle que lo sentía muchísimo, que lo sentía en el alma. Sin embargo, cuando llegamos al punto en el que murió las cosas habían cambiado, a estas alturas nos identificamos con los vikingos, así que cuando atacan Francia o Inglaterra nosotros queremos que ganen los vikingos, porque nos hemos convertido en paganos y queremos que los paganos ganen. Es lo que quería en un primer momento y es divertido, porque rodamos en Inglaterra e Irlanda, pero queremos que ganen los vikingos. Así que Athelstan hizo un maravilloso trabajo.

Da la impresión de que la serie ha ido creciendo en términos de producción en paralelo a la ambición de Ragnar, ¿en qué punto está ahora? ¿Cuánto puede costar un capítulo?

"Si hay que cargar con trozos de barco montaña arriba, tenemos tíos que cargan con ellos"

Hemos crecido mucho como producción. Cuando empezamos teníamos un barquito, un pueblo pequeño, cuatro personajes principales y ya está. Con 400 extras nos arreglábamos en la primera temporada. Ahora tenemos cinco barcos constantemente en el agua, siete zonas para gestionar el sonido, podemos construir sets como la catedral de Notre Dame, tuvimos como 400 horas extra solo en la última temporada y, por dios, saqueamos parís (risas). Aunque no estoy muy seguro, creo que en cuanto a presupuesto, podemos estar hablando de unos seis millones de dólares por episodio. Así que hemos crecido mucho. En Guerra y Paz, de la BBC, creo que cada episodio costaba un millón. Hemos cambiado la escala por completo. Eso muestra también lo que le pasó a los vikingos, que empezaron con pequeñas partidas que iban a saquear pueblos y acabaron con grandes ejércitos que saquearon ciudades como París. Así que la propia serie está reflejando la realidad de los vikingos.

Cada temporada quiero que sea un nuevo reto para la producción. En esta, uno de nuestros grandes retos fue hacer una batalla aún mayor que la de París, a una escala superior. Por otra parte, descubrí, gracias a mi asesor histórico, que si los vikingos se veían bloqueados en un río porque había un fuerte o cualquier obstáculo, desmontaban los barcos y los cargaban por la montaña hasta llegar al otro lado del río y lo volvían a montar todo. Pensé, esto no lo vamos a poder hacer. La siguiente vez que fui al rodaje vi a gente cargando trozos de barco vikingo arriba y abajo de la montaña. Fue increíble. Hace que me sienta orgulloso, esta es una serie en la que hacemos las cosas de verdad, no hay efectos especiales en este sentido. Usamos muchos efectos, pero si hay que cargar con trozos de barco montaña arriba, tenemos tíos que cargan con ellos. Y a ellos les encanta.

Usted escribe todos y cada uno de los guiones, que esta temporada son 20. Ha mencionado a un asesor histórico, ¿tiene algún tipo de ayuda a la hora de elaborar los guiones?

Reconozco que ahora es todo un reto lo de los 20 episodios, porque significa que a veces trabajo en seis episodios de forma simultánea con tres directores distintos, pero funciona bien. Es más fácil para la producción si solo hay un guionista porque si hay problemas me llaman a mí. Es mi serie, así que yo hablo con ellos. Del mismo modo, si tuviese un equipo de guionistas me pasaría la mayor parte del tiempo tratando con ellos, hablando, revisando qué intentan decir, qué quiero decir… No es como yo trabajo. No funciono así. Mientras pueda hacerlo, me siga divirtiendo y siga estando rodeado de tantísimo talento, de personas que sienten pasión y están deseando trabajar, seguiré.

Algunas de las mejores series recientes no tienen como protagonista a un héroe al uso sino más bien antihéroes como Ragnar, ¿es más gratificante como escritor un personaje así?

"Tenemos tan poca información sobre los vikingos porque fueron los monjes cristianos los que escribieron sobre ellos"

Creo que para el guionista un antihéroe o un héroe con fallos humanos es muchísimo más interesante que uno que es simplemente bueno. Tolstoi ya dijo en su día que todas las familias felices son felices exactamente igual pero que las familias infelices son infelices de formas diferentes y lo que queremos es contar eso. Ragnar tiene muchos fallos, es un personaje complejo y real. Otro de los puntos sobre él es que no es un cliché. Todos pensamos que sabemos lo que es un vikingo: un tío peludo, lleno de cuero, primitivo, salvaje, bárbaro, horroroso, cruel, ignorante… Mi idea desde el primer momento fue que esto no es lo que va a pasar, este no va a ser nuestro héroe. No creo que los escandinavos sean así. Son gente muy profunda, que no hablan mucho, pero piensan un montón. Son introvertidos. Los vikingos vienen de Escandinavia, así que tienen que haber algo de eso ahí.

Yo lo que quería es que fuera un héroe introvertido, que pensara mucho las cosas. Ragnar no se ve motivado por el deseo del saqueo, de la violación. Es un hombre con curiosidad por el mundo, un hombre muy complejo que no quiere simplemente gobernar, quiere explorar. Para ello tiene que ser rey. Él no quiere, no está programado para ello. Pero, qué pasa cuando estás ahí. Para él es una carga y esta carga le da una riqueza increíble como personaje, porque en el fondo no quiere ser el rey.

Usted comentaba que tenemos una imagen equivocada de los vikingos. Su serie muestra que en realidad estaban muchos más avanzados como sociedad en algunas cosas que los cristianos, ¿no es así?

"Lagertha representa esa libertad que disfrutaban las mujeres vikingas"

Sí, es muy interesante ver que tenemos tan poca información sobre los vikingos. Principalmente, porque fueron los monjes cristianos los que escribieron sobre ellos. Y la situación en la sociedad vikinga es más liberadora para las mujeres que en el imperio franco o en Inglaterra, donde se supone que la cultura es superior, más avanzada. No creo que sea una sorpresa que Lagertha sea uno de los personajes más populares, tanto como Ragnar. Tiene muchos fans. No me di cuenta de ello cuando empecé a escribir los guiones, pero no hay ningún otro personaje femenino en la televisión estadounidense así. Es madre, esposa y guerrera, impresiona. Es un personaje fantástico que representa esa libertad que disfrutaban las mujeres vikingas. Su vida es muy complicada, porque al fin y al cabo era mujer y cuando llega al poder muchos intentan tumbarla y más hombres se sienten amenazados. Le pasa constantemente y puedo avisar que en la cuarta temporada le va a seguir pasando. Pero nuevamente se va a defender de forma decidida y muy interesante, ya sabéis como es Lagertha.

Los vikingos viven por y para ascender al Valhalla, ¿veremos el paraíso prometido para los guerreros en la cuarta temporada?

Sí, vamos a echar un vistazo.