Público
Público

Premio Nacional de Tauromaquia El Ministerio de Cultura mantendrá el Premio Nacional de Tauromaquia

El galardón, dotado con 30.000 euros, ha recaído esta edición en Juan José Padilla, un diestro que —recordemos— fue condenado en 2012 por pegar a unos policías y se le pudo ver celebrar una corrida envuelto en una bandera franquista.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El torero jerezano Juan José Padilla.- EFE

La noticia se daba a conocer el pasado miércoles. El Ministerio de Cultura y Deporte concedía el Premio Nacional de Tauromaquia al torero Juan José Padilla, un galardón dotado con 30.000 euros con el que se reconocía el "esfuerzo, entrega y capacidad de superación dentro y fuera de los ruedos". Una decisión un tanto comprometida para un Gobierno que se dice progresista pero que, según informan fuentes del Ministerio a Público, no tiene pensado dejar de conceder dicho galardón.

“El Ministerio a día de hoy no ha tomado una decisión sobre esta materia”, advierten las mismas fuentes. “No es un tema en el que se pueda tomar una decisión rápida, sino que requiere una reflexión y un debate sosegado y profundo”, añaden. Una réplica que, en palabras de José Enrique Zaldívar, presidente de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (Avatma), responde únicamente a “una estrategia de echar balones fuera”.

“Lo que está haciendo el Ministerio es premiar el maltrato animal legalizado, no podemos tolerar que en el siglo XXI se homenajee como cultura algo que es tortura animal”, denuncia Zaldívar. Por ello desde Avatma piden al Gobierno la retirada del premio “con la mayor brevedad posible” y añaden que “pactado o concebido” el premio está firmado por el Ministerio actual.

Sorprende también que el perfil del galardonado. Un diestro que —recordemos— fue condenado en 2012 a siete meses de cárcel por pegar a unos policías de Hondarribia y al que hace poco más de un año en Jaén se le pudo ver celebrar una corrida envuelto en una bandera franquista. "Recibo tanto del pueblo que jamás imaginé que las instituciones también pudieran acordarse de mí. No merezco tanto cariño, de verdad, yo no he dado ni la mitad de todo lo que he recibido a lo largo de mis 25 años de profesión”, esgrimía en declaraciones a EFE un emocionado Padilla al poco de conocerse el fallo.

El Gobierno, por su parte, se escuda en que la decisión de otorgar el premio al torero conocido popularmente como el ‘Ciclón de Jérez’ corresponde a un jurado y añade que se trata de una “decisión que el Ministerio no entra a valorar”. Asimismo se parapeta en la Ley 18/2013, según la cual la Tauromaquia está declarada Patrimonio Cultural.

“No le daría 30.000 euros, le daría mucho más”

Desde la Asociación Taurina Parlamentaria, su presidente, el exsenador socialista Miguel Cid Cebrián, pone en valor la idoneidad del premio: “No le daría 30.000 euros, le daría mucho más, todo me parece poco para fomentar una actividad que necesita apoyo de todo tipo”. Asimismo, no duda en ensalzar la figura del galardonado: “Es un torero ejemplar, por su trayectoria y su lucha, que incluso le ha ocasionado la pérdida de un ojo, así como por la pasión que pone en lo que hace”. Una posición que Zaldívar gusta de impugnar alegando la incomprensión que le genera el hecho que desde el Gobierno socialista se pueda “alabar y aplaudir a una persona que maltrata su propio cuerpo, en base a su capacidad para superar las consecuencias de los graves accidentes que ha sufrido, en una actividad que consiste en torturar animales”.