Público
Público

MotherFatherSon 'MotherFatherSon', un drama familiar sobre el poder en clave shakesperiana

Starzplay estrena este jueves MotherFatherSon, serie protagonizada por Richard Gere que entrelaza un drama familiar con una investigación periodística y cuenta con Elena Anaya en el reparto.

Fotograma de 'MotherFatherSon'
Fotograma de 'MotherFatherSon'

MotherFatherSon, serie creada por Tom Rob Smith (American Crime Story), es una historia sobre el poder. El que ostenta el magnate del mundo de la comunicación Max Finch y que comparte, en parte, con un hijo al que ha intentado moldear a su imagen y semejanza destrozándolo en el camino.

Protagonizada por Richard Gere, Billy Howle y Helen McCrory, el papel de Sofia, segunda mujer del poderoso empresario está interpretado por la actriz española Elena Anaya, quien ha hablado con Público sobre su personaje y el alcance de una ficción muy pegada a la actualidad.

"Mi personaje no es ni mother, ni father, ni son, pero es la única persona que se atreve a hacer frente a Max, a trazar una línea y decirle: Por aquí no vas a pasar porque te lo voy a impedir. Y ella tiene el poder para hacerlo. No es que sea ni más fuerte ni que lo haga mejor que lo hizo Kathryn (Helen McCrory) en su día cuando trató de trazarle esas líneas y ponerle freno, pero mi personaje, en este momento de su vida, lo consigue. Y es la única persona a la que Max, creo, tiene miedo", explica Anaya sobre Sofía y su relación con el personaje de Gere.

Fotograma de 'MotherFatherSon'

Él, Max, es un hombre seguro de sí mismo, que ha creado un imperio en torno a los medios de comunicación y que, como se deja ver en los primeros capítulos de la serie, tiene una relación muy estrecha con el poder político. Sin embargo, a su edad y en la etapa de su vida en la que se encuentra, confluyen ciertos aspectos que han comenzado a tambalearse obligándole a cuestionarse según qué cosas o comportamientos pasados. Anaya cree que este cambio en él no tiene que ver tanto con la inteligencia, sino con el hecho de que "la experiencia de la edad te da conocimientos y puede hacerte ver la vida de otra manera". En su caso, además, se le suma el colapso sufrido por su hijo y cómo Caden (Billy Howle) queda tras él.

"Un accidente puede ser tremendo y es, como la propia palabra lo explica, accidental, pero esto está buscado. Ha puesto todo lo que hacía falta para llegar a ese límite tan horrible. Y ser el padre de ese hijo al que has separado de su madre siendo un niño, al que has apretado tanto para ser tan cruel como tú cuando en realidad tiene un corazón de otra masa muscular y no está lleno de esa cosa oscura que tiene el padre, debe ser bastante fuerte", añade la ganadora de un Goya por La piel que habito. Además, todo eso ocurre justo en un momento en el que Max está comenzando una nueva vida junto a su segunda esposa, que está embarazada y, "de alguna manera, está cerrando puertas, intentando volver a la esencia".

Uno de los aspectos más comentados de MotherFatherSon cuando se supo de la puesta en marcha del proyecto fueron las posibles referencias que podrían encontrarse en ella a otro magnate de la comunicación, en este caso del mundo real, como es Rupert Murdoch. El equipo involucrado en la serie ha intentado distanciarse de esa idea, pero lo cierto es que resulta inevitable tener la sensación de que algo de eso hay. Decía Gere en una entrevista para la BBC que cuando se llega a Max puede dar la impresión de que haber cosas de "figuras como él de la vida real: hombres como Ted Turner, Rupert Murdoch, Roger Ailes y Richard Branson. Hombres que han logrado tanto en la vida que tienen la sensación de que gozar de un toque dorado y están involucrados con todo tipo de negocios vinculados con el poder, la política y los medios. Pero Max no se basa en ninguno de ellos: es alguien nuevo, una obra de ficción".

Sobre la comparación con Murdoch, Anaya reconoce que "todos lo piensan, y lo piensas cuando lo lees y lo ves. Yo creo que todos los autores se inspiran en gente. Yo misma me inspiro en gente para trabajar, pero los paralelismos ya cada uno los tiene que buscar. Yo tengo mi propia opinión, pero no creo que Max sea exactamente como Murdoch"

Un tono muy shakespeariano

A la hora de impactar al espectador, MotherFatherSon cuenta con varias herramientas. Por un lado, esas líneas de guion que bien podría haber escrito el mismísimo William Shakespeare. Porque la creada por Tom Rob Smith es una serie muy shakespeariana por el drama familiar que la envuelve, pero también por el tono y ritmo de sus diálogos y monólogos. "No tengo discursos de esos (…), pero sí leí esos textos y vi cómo escribe Tom Rob. Es muy curioso porque cada línea es una unidad de pensamiento y escribe como en vertical. Nunca había leído un guion así. Las frases son muy cortas, pero no terminan. Simplemente las pone una debajo de otra. Son golpes, son bofetadas. En español no hablamos así, pero en inglés es muy distinto y está escrito de una manera que tiene un efecto demoledor", analiza Anaya. Todo esto tiene que ver con el hecho de que al final, como explica la actriz española, "es un drama muy profundo que habla del ser humano". La forma de narrarlo casa bien con la historia, aunque en ocasiones se haga densa de seguir.

Otra de las maneras de generar impacto que exprime la ficción que ahora estrena Starzplay es la de introducir escenas cargadas de una oscuridad y una sordidez incómodas. En los dos primeros episodios vistos antes del estreno hay varias de ellas. Una en concreto, la que tiene como protagonista a Billy Howle y al personaje de una prostituta, es tan "sórdida", como la describe Anaya, que dio lugar a algún comentario en la prensa británica. "Esa escena es muy sórdida, muy oscura, muy Shakespeare. Yo creo que este señor ha escrito puro Shakespeare", sentencia una de las protagonistas de Días de Navidad .

Fotograma de 'MotherFatherSon"

Aunque pueda dar esa impresión, MotherFatherSon no se reduce a la tragedia de una familia, sino que esta es solo la excusa para abordar temas más universales como la influencia de los medios de comunicación, los intereses económicos y políticos de quienes están en la cima, las adicciones, las escuchas ilegales, las libertades… Algo que para Anaya es "un acierto" porque se tocan, añade, "temas muy arriesgados, muy valientes, de mucha actualidad y eso está bien". Porque para ella la ficción audiovisual no debe ser solo "que nos entretengan en casa, sino que nos inviten también a reflexionar sobre nuestra propia realidad y todo lo que nos está ocurriendo".

Sobrevolando a todos esos temas, el mencionado poder. Ese es el gran tema que explora Tom Rob Smith centrándolo en Max y su temor a perderlo, a dejar de controlarlo todo, a que algo escape a su plan y su castillo mediático y económico se venga abajo. Su cara en esa consulta del médico cuando este les comunica a él y su exmujer que su hijo puede haber perdido la capacidad de filtrar lo que dice y soltar las cosas según le vienen es un reflejo del terror que le produce que algo salga a la luz. "Así es el poder, se tiene que controlar a través del miedo, como uno hable, hablan todos", concluye Anaya. Un miedo bidireccional: el que siente quien no quiere que se conozca la verdad y el que usa esa misma persona como forma de controlar el silencio de quien la sabe.

De fondo, esa investigación periodística que arranca con un detective privado muerto y unas escuchas telefónica que amenazan con tumbar a sus responsables. Ahí es donde reside el thriller y la clave está en encontrar qué tiene que ver eso con Max Finch.