Público
Público

Nominada al Oscar Nadine Labaki: “Yo culpo al sistema por toda la miseria del mundo”

La cineasta libanesa da voz en ‘Cafarnaúm’ a los niños ‘olvidados’ del mundo, condenados solo por nacer a malvivir en medio de la pobreza y la violencia de la calle. Ganadora del Premio del Jurado en Cannes, es la primera directora árabe que aspira a un Oscar.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

'Cafarnaúm' la cineasta Nadine Labaki, primera mujer árabe nominada al Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa

El 45%, ¡casi la mitad!, de los niños del mundo vive en la pobreza. Los niños “tienen el doble de probabilidades que los adultos de vivir en la pobreza extrema”, declaró hace unos días Isabel Ortiz, directora del departamento de Protección Social de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la presentación del informe realizado junto a UNICEF y en el que se incluye ese dato estremecedor.

Líbano no solo no es una excepción, sino que la llegada al país de un gran número de refugiados sirios complica gravemente la situación. A finales de enero, 29 niños habían muerto de frío en los campos de refugiados libaneses. Hambre, sed, frío, violencia, trabajo infantil, abusos sexuales… son el día a día de muchos menores en Beirut, a los que dedica y da voz en su nueva película, ‘Cafarnaúm’, la cineasta Nadine Labaki, primera mujer árabe nominada al Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa y ganadora del Premio del Jurado y Premio del Jurado Ecuménico en el Festival de Cannes.

De una crudeza casi insoportable, pero con ánimo de resistencia y de denuncia, la película cuenta la historia de Zain, un niño de doce años que ha denunciado a sus padres por “haberle traído a la vida”. Acude a la justicia a demandar a unos adultos que no tenían medios ni posibilidades de atender a sus hijos y aun así los trajeron al mundo, condenándoles a sobrevivir en medio de la miseria y la violencia de la calle. La película recibió quince minutos de aplausos con el público en pie en Cannes. La cineasta Nadine Labaki habló con Público en el Festival de San Sebastián.

¿‘Cafarnaúm’ es una película contra el sistema?

Sí. Eso es, una película contra el sistema. Y ahí, los padres también son víctimas del sistema, que excluye a estas personas porque son pobres. Alrededor de nuestro mundo, en nuestra sociedad, hay muchas personas invisibles, muchos niños que no van al colegio, personas sin papeles, gente que no tiene derecho a hospital… Y yo culpo al sistema por ello, por toda la miseria del mundo. Es un sistema caduco que ya no puede más y que no sabe qué hacer con todas esas personas. En tu propio país tienes a gente sin identidad, empujada a las periferias.

Es una situación que desgraciadamente se agrava, ¿qué podemos hacer?

Ese es el debate, pero yo no tengo la solución. Lo único que puedo hacer en mi caso es poner la lupa sobre el problema. Hoy están creciendo con hambre generaciones de millones de niños y adultos. Desde luego sé que lo que se está haciendo no es lo que se debe hacer. Poner fronteras y barreras, crear pozos de rencor y de odio, de gente que ha perdido todos los sentimientos. Esto es una catástrofe.

Aunque sea urgente, a mucha gente no le gusta ver en el cine esos problemas.

Cuando el problema es tan grande, la gente hace como el avestruz, mete la cabeza en la arena. Es verdad. Pero todo lo que aparece en la película pasa y la realidad es aún peor. En una familia donde la madre ha tenido doce hijos, donde no tienen dinero, venden a las hijas con la excusa del matrimonio, pero lo hacen para comer. Eso sucede de verdad. Es tráfico de personas, una tragedia que existe en una sola familia, que no es una fantasía y, desde luego, que no ocurre solo en Líbano, sino en todos los países. Es verdad que en las estadísticas no hay números exactos, nadie quiere hablar de este problema.

Nadine Labaki durante el rodaje.

¿Cree que el cine tiene obligación de hablar de ello?

Sí y, además, de verdad que yo creo en el poder del cine, creo que el cine es mucho más poderoso que cualquier discurso político y es mucho más directo porque ves el problema. Con el cine te puedes identificar con otros seres humanos, con emociones, sentimientos… compartimos los mismos valores. Así que sí creo que es una obligación, que es nuestro deber. No tenemos elección. Todos debemos estar involucrados en las decisiones políticas y proponer alternativas.

En la circunstancia de la pobreza y abusos en la infancia, ¿la religión no es uno de los peores enemigos?

Lo es y hay que hacer algo, pero no es el único. Lo que pasa en esta familia de la película, ocurre también en las familias cristianas de Beirut. Lo de casar a las niñas es una transacción para todos. Casan a la niña porque no tienen para comer, no por fe religiosa.

Las mujeres…

Es especialmente duro. Duro para todas. Estoy harta de que cuando discuto en el rodaje alguna decisión, alguien diga que debo estar con el periodo. Durante este rodaje estaba dando de mamar a mi hijo y rodábamos en sitios tan horribles que tenía que irme a duchar antes de darle el pecho.

Imagen del rodaje de ‘Cafarnaúm’

Iba a decirle que ahora atribuyen mucho a las mujeres cineastas un exceso de sentimientos en las películas…

Sí, sí, es eso de la contención, de contener tus sentimientos, pero eso es ir contra natura. Es la nueva moda de la contención, la ‘retenue’, como dicen los críticos. No hay emociones, no puedes demostrar ninguna emoción.

De usted dijeron que hacía ‘pornomiseria’. ¿Qué le parece?

Aprendí el término en Cannes. Pornomiseria, ¿pero qué significa eso? No me importa lo que digan los críticos, analizando las películas desde sus casas. Mi instinto me dice que estoy muy cabreada y muy frustrada y eso es por la realidad. La realidad es mucho peor que lo que yo muestro en la película. Violaciones, abusos, palizas… Desde luego no puedes gustarle a todo el mundo, pero los que dicen eso no han visto nada en toda su vida, porque la película no es nada comparado con la realidad. Y son cosas que yo no he querido mostrar. Así que si esto que hago es pornografía, pues sí, hago pornografía y pornomiseria.

¿Cada vez se acerca más al realismo?

Sí. La película viene de las observaciones del momento. Esto es lo que quiero hacer, explorar la realidad, el cine verité. Si hay quienes quieren que sea una cínica y haga otro tipo de películas, no las voy a hacer.