Público
Público

El nuevo gobierno Vox considera que el PP "quebranta" su pacto en Andalucía al anunciar el Gobierno que aplicará la Ley de Memoria Histórica

Los conservadores reiteran que la Ley de Memoria Histórica se cumplirá de “la A a la Z”, lo que provoca el cabreo de Vox, cuyo portavoz en la comisión de Cultura, Francisco Ocaña, afirma que “la izquierda tuvo una responsabilidad en el estallido de la guerra civil”

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

La consejera de Cultura Patricia del Pozo, junto a la diputada de Vox, Ana Gil. Europa Press

La consejera andaluza de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo (PP), compareció esta mañana por primera vez en la comisión que preside la diputada de Vox, Ana Gil, cuya elección tanta polvareda política y mediática ha levantado. En su intervención, en la que desgranó las prioridades de su departamento, Del Pozo dejó entrever cierta preocupación por la polémica que se puede generar con las políticas de memoria histórica, un asunto de piel, y pidió al respecto, en estos temas, a los grupos “mucho diálogo y mucho consenso”. “Este es un tema muy delicado que llega al corazón de todos los que estamos aquí”, manifestó.

La consejera reiteró que si no se produce un consenso entre los partidos, algo que parece imposible, para cambiar la norma en esta legislatura, la Ley de Memoria Histórica y Democrática seguirá en vigor, y, mientras lo esté, se cumplirá en toda su extensión: "de la A a la Z", dijo su portavoz parlamentario, José Antonio Nieto. “El punto de partida es: todo el mundo tiene derecho a saber dónde están enterrados sus seres queridos. Es una cuestión de humanidad, no de ideología. Ese debe ser el punto de partida en este tema. Soy una ferviente partidaria de la reconciliación”, manifestó la consejera Del Pozo.

"En Vox defendemos opinar sobre el pasado sin dar explicaciones a la izquierda"

Quien más difícil se lo puso a la consejera en el debate sobre estos temas no fue en esta ocasión la izquierda, quien manifestó su oposición a tocar la Ley y a las palabras elegidas por el Ejecutivo, concordia, para hablar de estos asuntos. Quien se lo puso difícil a la consejera fue su socio de investidura: el partido de ultraderecha Vox.

En su intervención en la comisión, el diputado Francisco Ocaña abrochó un discurso revisionista y manifestó que la decisión del Gobierno andaluz, al menos de palabra, de cumplir “de la A a la Z” con la ley suponía un “quebrantamiento del acuerdo con Vox en letra y espíritu”. Ocaña dejó una serie de frases para la hemeroteca: “En Vox vamos a defender la capacidad de opinar sobre nuestro pasado sin dar explicaciones a la izquierda”. “La izquierda tiene una responsabilidad en el estallido de la guerra civil". “La comisión de la verdad es una aberración totalitaria”.

Cumplir la ley

Del Pozo manifestó que las políticas en esta materia las asumirá el comisionado para la Concordia, que estará vinculado a la viceconsejería, y que trabajará con la guía de los “valores de convivencia, pluralismo político y defensa de los derechos humanos”. Con ello, vino a citar alguno de los que la Ley de Memoria recoge en su artículo segundo: “Esta ley se fundamenta en los principios de verdad, justicia y reparación y en los valores democráticos de concordia, convivencia, pluralismo político, defensa de los derechos humanos, cultura de paz e igualdad de hombres y mujeres”.

Del Pozo: "La memoria no debería ser patrimonio de una ideología. Yo lo aprendí en mi casa"

Del Pozo reivindicó la transición y manifestó que cree “en la memoria democrática”. “La memoria no debería ser patrimonio de una ideología. Así. Yo lo aprendí en mi casa. Lo he vivido en mi casa. Creo en la memoria de todos. Permítanme hacer mías las palabras de Adolfo Suárez: ‘Pertenezco por convicción y talante a una mayoría de ciudadanos que desea hablar un lenguaje moderado, de concordia y conciliación'”.

Abundó Del Pozo en su turno de réplica a los partidos en una intervención con cierta carga emotiva, en la posición del Gobierno y  defendió la palabra elegida para nombrar al comisionado: “Concordia es la palabra que mejor define cómo hay que trasladar la memoria democrática. En la Constitución entramos todos. Tenemos una ley en vigor. Hay que cumplirla. Los gobiernos no pueden incumplir las leyes. Este Gobierno dará cumplimiento a la ley”. Sin embargo, después manifestó también que aún no había podido estudiar el plan de actuación para los próximos cuatro años, el que había dejado elaborado el Gobierno socialista, lo que podría implicar un tiempo antes de que se empiecen a tomar decisiones.

La consejera remachó manifestando que no quiere una Ley andaluza de Memoria "de la nueva mayoría para sustituir la ley de la anterior mayoría" y garantizó a los grupos que si deciden abrir un diálogo sobre esta materia para ver si es posible lograr un nuevo texto de consenso, contarán con su apoyo.

Más noticias en Política y Sociedad