Público
Público

Nueve de las mejores series de la primera mitad de 2018

Personajes femeninos que centralizan la narración, historias del pasado, el presente y el futuro real o de ciencia ficción, asesinos despiadados, rebeliones… Estos son algunos de los estrenos de nuevas temporadas y series más interesantes en lo que va de año. Si no las has visto, las vacaciones veraniegas son un momento perfecto para hacerlo.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

Algunas de las mejores series de lo que llevamos de año.

Una vez superado el ecuador del año, toca hacer balance de lo que ha sido el primer semestre de 2018 en el mundo de las series. Como siempre, ha habido de todo, pinchazos como la irregular Altered Carbon y la fallida Lost in Space. Ambas de Netflix y ambas que prometían mucho sobre el papel pero no cumplieron las expectativas en la pantalla. Algo que no ocurrió -no podía pasar- con dos viejas conocidas como The Americans, que dijo adiós por todo lo alto, y The Good Fight, ese spin-off de The Good Wife que estrenó su segunda temporada y contó con capítulos que son auténticas lecciones de guion.

Dos de las favoritas de los críticos televisivos a uno y otro lado del charco que no suelen faltar en esta listas. Cumplida la mención a ambas, ¿qué otras series pueden ser consideradas como las mejores que nos ha dejado, por ahora, 2018? Con cuentas pendientes aún por saldar en cuanto al visionado -siempre hay alguna en pendientes-, estas son nueves de las mejores. En el menú, varios títulos nacionales. Porque este está siendo un gran año para la ficción española.

‘El cuento de la criada’ (HBO)

Sin la novela de Margaret Atwood como sostén -fue adaptada por completo en la temporada anterior-, el regreso de El cuento de la criada planteaba serias dudas sobre cómo podía sobrevivir sin material literario en el que basarse. Sin embargo, pronto se despejó cualquier reticencia que pudiera haber. La segunda temporada cuenta con algunos de los mejores episodios de la serie, ahonda en ese sociedad opresora y esa cultura arcaica y machista que es Gilead ampliando el conocimiento de sus rituales y costumbres. Como ya ocurría en la primera, el mayor terror que despierta esta historia de criadas, ‘martas’, esposas y y maridos es que lo que cuenta, aunque ambientado en un mundo distópico, no es irreal. Con una Elizabeth Moss sobresaliente en cada escena, se profundiza un poco más en la compleja relación que June/Ofred y Serena (Yvonne Strahovski). Ellas, las mujeres, siempre fueron las protagonistas, pero esta temporada lo son todavía más. Aún está en emisión, acaba la segunda semana de julio.

‘El día de mañana’ (Movistar+)

Estrenada a finales de junio con mucha menos repercusión publicitaria que algunas de sus compañeras en Movistar+, El día de mañana es una de las mejores series del año por méritos propios y la mejor en el capítulo de españolas sin duda alguna. Dirigida por Mariano Barroso, que adapta la novela de Ignacio Martínez de Pisón, consta de seis episodios que comienzan en alto y va a más. Narra la historia de un joven, Justo Gil, durante los últimos años del franquismo en Barcelona. Con una ambientación impecable y unos Oriol Pla y Aura Garrido de premio, El día de mañana teje sus hilos como un thriller de personajes en el que el gran misterio es saber quién es Justo Gil y cómo llegó a dónde llegó. Y, junto a ese gran misterio, una Barcelona luminosa y llena de oportunidades para quienes saben buscarlas pese al gris dominante de la época.

‘Félix’ (Movistar+)

Quizá cueste entrar un poco en esa ambientación fría y algo pausada que recuerda al Fargo de los hermanos Coen, pero una vez dentro no hay vuelta atrás. Gran parte de la culpa la tiene un Leonardo Sbaraglia que se carga gran parte del peso de la serie sobre sus hombros y lo sostiene de principio a fin solo soltándolo en contadas ocasiones. Una comedia negra sobre la obsesión y el empeño de un hombre, Félix, al que todos tienen por tonto y pobrecito pero que (casi) siempre tiene razón desde la inocencia de sus pensamientos y sus teorías de escritor de novelas que no lee nadie. La serie de Cesc Gay para Movistar+ es un ejercicio de estilo con un guion muy sólido, unos personajes cuidados hasta el más mínimo detalle y un ritmo in crescendo que hace que sus seis capítulos pasen con rapidez sabiendo a poco. Y, además, cuenta con Pedro Casablanc como un villano de libro lleno de maldad y un humor muy particular.

‘Fariña’ (Antena 3)

Ha sido una de las series españolas que más ruido ha hecho esta temporada. De entrada, por el secuestro del libro de Nacho Carretero en el que se basa, que hace solo unos días que fue liberado llegando a las librerías. Antena 3, cadena que ha emitido Fariña, aprovechó el revuelo generado a raíz de esta decisión judicial para estrenar una serie que aún estaba guardada en el cajón. Primero probó con el piloto y al final decidió emitir sus diez capítulos. La primera temporada recorre la vida de Sito Miñanco -interpretado por un Javier Rey al que le han llovido los aplausos y las buenas críticas-. Arranca en 1981 y finaliza en 1990. Cada episodio, dedicado a un año para retratar cómo este pescador gallego acabó siendo uno de los señores de la droga más poderosos en Galicia.

‘Counterpart’ (HBO)

Es una de las joyas seriéfilas que ha dejado la primera mitad del año. Una serie que engancha poco a poco y que se adentra en el complicado mundo de los universos paralelos explorando cómo las decisiones que toma el ser humano pueden condicionar su vida, pero también su personalidad. Llena de grises y matices merece la pena darle una oportunidad (si no se ha hecho antes) por el simple placer de disfrutar del despliegue de J. K. Simmons, quien interpreta a los dos Howard Silk. El que no es más que un simple y timorato funcionario de la parte baja de la pirámide y el del otro universo, un agente con una personalidad arrolladora y un carácter incisivo. Además de la actuación magistral de Simmons, Counterpart es una buena historia de espías, un thriller muy de la Guerra Fría.

‘Westworld’ (HBO)

La primera temporada logró superar rápido esa sensación de ‘esto ya lo he visto en la película’ gracias a la creación de un universo propio -plagado de referencias, pero propio- y un juego de líneas temporales y giros de guion que funcionaron especialmente bien. Las reglas se establecieron pronto manteniendo alerta al espectador. Con la carta del efecto sorpresa de la primera tanda de episodios, la segunda debía afrontar su estreno con ese hándicap. Jonathan Nolan y Lisa Joy lo han superado ampliando la geografía del parque y adentrándose en otras temáticas. Donde algunos críticos ven relleno, en realidad se están planteando cuestiones realmente interesantes que dan una idea más profunda de lo que significa Westworld. Aunque es cierto que hasta bien entrada la segunda mitad de la temporada no empiezan a encajar las piezas del puzzle que plantean en esta ocasión.

‘The Terror’ (AMC)

Renovada por una segunda temporada y con la novela de Dan Simmons como punto de partida, The Terror está basada en hechos reales. Cuenta la historia de los tripulantes de dos buques de la marina británica que quedaron encallados en el hielo del Ártico mediado el siglo XIX y que nunca aparecieron. Con una ambientación asfixiante y muy fría a la que contribuye el paisaje, David Kajganich introduce un componente más fantástico para marcar la diferencia y hacer que la historia que cuenta sea aún más terrorífica, como señalaba Jared Harris, uno de sus protagonistas, a su paso por Madrid para presentar la serie. Otro, Tobias Menzies, destacaba la cantidad de temas que se tratan de The Terror y que nadie diría que están presentes sobre el papel, como el impacto del hombre en el medio ambiente y el colonialismo. Un planteamiento y desarrollo interesantes.

‘The Alienist’ (Netflix)

El trío protagonista y la química que existe entre ellos es lo que sostiene a este thriller de época con asesino en serie al que cazar. Daniel Brühl, Luke Evans y Dakota Fanning dan vida a los personajes de la novela de Caleb Carr. El primero es el alienista del título, el doctor Laszlo Kreizler, un tipo difícil en el trato y con muchos traumas a sus espaldas. Evans es John Moore, ilustrador en un periódico neoyorquino y con mucho más don de gentes que su amigo. Y Fanning pone la nota femenina en una época, finales del siglo XIX en Nueva York, en la que ser mujer y trabajar en un departamento de policía no era fácil. La ambientación y la oscuridad de la misma, junto con las miserias humanas que se retratan, enganchan bajo el deseo de ‘cazar al malo’. Los capítulos seis y siete están dirigidos, además, por el español Paco Cabezas.

‘Cormoran Strike’ (HBO)

En un panorama de detective superdotados, Cormoran Strike destaca por ser un currante. Su tenacidad y su secretaria/compañera Robin son sus mejores armas para resolver los casos que llegan a su agencia de investigador privado. Esa que montó en Londres después de volver de Afganistán con media pierna amputada y mucha metralla psicológica que digerir. Creado por J. K. Rowling -que ha publicado bajo pseudónimo las novelas- e interpretado por Tom Burke, la de Strike es una serie de detectives muy entretenida, que resuelve como debe ser los casos y con un protagonista que desprende carisma a cada paso. No es un héroe al uso, es bastante torpe en según qué situaciones y es más trabajador que brillante. Una buena opción para desengrasar de la intensidad que desprenden la mayoría de series propuestas más arriba.