Público
Público

MySpace El ocaso de MySpace: adiós a millones de canciones por un "error informático"

La plataforma pierde en una migración buena parte de su archivo: "todas las fotos, vídeos y archivos de audio" subidas entre 2003 y 2015. Repasamos el auge y la caída de esta red social que en su día revolucionó la industria musical.  

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

Pintada callejera dedicada a MySpace.- WIKIMEDIA COMMONS

Condenada al ostracismo, la plataforma MySpace resurge con fuerza pero esta vez para brindarnos una pifia épica. Si en la primera década del nuevo siglo esta red social se erigía como el escaparate 2.0 ideal para cualquier banda o solista sin dinero para permitirse un representante –más de 100 millones de usuarios subían su música a la plataforma–, lo cierto es que la irrupción de Facebook y Twitter puso en marcha una lenta pero inexorable decadencia que le condujo a la irrelevancia más absoluta.

Pues bien, buena parte de aquella música que en su día colmaba los servidores de MySpace se ha esfumado. Según han informado los responsables de la plataforma, "todas las fotos, vídeos y archivos de audio" que en su día se subieron entre 2003 y 2015 –la friolera de 53 millones de canciones– han sido engullidas por ese agujero negro de ceros y unos que es, también, la red.

A través de un comunicado, los actuales responsables de la red –Time Inc.– han admitido que “a consecuencia de un proyecto de migración de servidores”, los archivos que fueron subidos a la plataforma "hace más de tres años" se han ido al garete y son irrecuperables. 

Artistas de la talla de Adele, Arctic Monkeys, Lily Allen y The Ting Tings, entre muchos otros, dieron su música a conocer a través de MySpace. En palabras de Rosalía Lloret, directora de OPA Europe y experta digital, "Una de las claves de MySpace, al menos en aquellos primeros años, es que se convirtió en una suerte de círculo virtuoso en el que los cazatalentos acudían a la plataforma a descubrir nuevos talentos y, al mismo tiempo, las bandas emergentes querían estar en ese escaparate". 

Pero el éxito, sobra decir, no es eterno. La irrupción apenas unos años después de otras redes que devinieron hegemónicas –tales como Facebook o Youtube– supuso la sentencia de muerte en diferido para MySpace: "En cierta forma lo que ha ocurrido es que Facebook supo responder a ese potencial de red social que tenía MySpace, y YouTube, por su parte, acaparó la parte musical", apostilla Lloret. En la actualidad plataformas más especializadas como Bandcamp y Soundcloud se han quedado con buena parte del negocio en el que operó en su día MySpace.

Así las cosas, el resto de su historia tras aquellos años dorados ha sido poco menos que una deriva hacia la intrascendencia. De organizar el primer concierto de Lady Gaga allá por el 2009 en nuestro país a perder millones de canciones y vídeos por un "error informático". Auge y declive de una plataforma que se convirtió en fenómeno y le voló la cabeza a la industria musical llegando incluso a estrenar en exclusiva discos –como hizo en 1999 la banda Love of Lesbian– y organizar lanzamientos de artistas como Iván Ferreiro o Katy Perry.