Público
Público

Paisajismo soviético superficial

GONZALO DE PEDRO AMATRIA

Camino a la libertad

Director: Peter Weir
Reparto: Colin Farrell, Ed Harris
Duración: 133 minutos

Un campo de concentración soviético no es el mejor lugar para pasar una temporada agradable después de la segunda Guerra Mundial. Un grupo de prisioneros, liderado por un joven polaco, arriesga su vida y huye lejos del paraíso socialista. Caminando, caminando, terminan por llegar a la India.

Dos fantasmas recorren la nueva película del australiano Peter Weir. Uno: el inefable espectro del "basado en hechos reales", coartada de muchos realizadores para entregarse a la gratuidad dramática y la metáfora de carpeta escolar. Y dos: el del crédito inicial, que indica que la película ha sido producida por National Geographic, y que convierte la película en un parque temático del paisajismo entendido no como arte, sino como versión barata de la decoración de salón antiguo. Aunque poco tiene que ver con el afán científico de la sociedad geográfica norteamericana, y más con el turismo lúdico low cost de final de siglo. Paisajes a vuelo de pájaro.

La superficialidad con la que Weir aborda el tratamiento del paisaje, apenas un telón de fondo, es poco comparado con el tratamiento que hace de la Historia y la política: una lectura simplista que desemboca en burdo fundido altamente significativo: los pies del protagonista patean sobre imágenes documentales, en una metáfora involuntaria que retrata lo peor de la película.