Público
Público

‘Pequeñas coincidencias’, una comedia romántica con un punto diferente que funciona

Chico quiere ser padre. Chica quiere ser madre. Entre ellos no hay nada más en común. ¿Llegarán a conocerse algún día y compartir sus planes de paternidad? Ese es el punto de partida de la serie de Javier Veiga que se estrena este viernes en Amazon Prime Video.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Javier Veiga y Marta Hazas, en 'Pequeñas coincidencias'. ATRESMEDIA

Comedias románticas hay muchas, pero no todas funcionan. Han de cumplirse ciertos requisitos para que convenzan y su historia llegue a donde tiene que llegar, que es al corazón del espectador. No hace falta que sean especialmente originales (mejor si lo son, claro), ni que acaben con un final sorprendente (aunque a veces se agradece). Lo que se le pide a una comedia romántica es que esté bien orquestada, que la pareja principal tenga química, que los protagonista no caigan mal y que sus amigos, tampoco.

En Pequeñas coincidencias, la serie escrita, dirigida y protagonizada por Javier Veiga, todo encaja. Su primer episodio está armado a conciencia, engancha por todo lo anterior y se guarda un as en la manga para la última escena que le da un toque diferente.

Pequeñas coincidencias se presenta como un proyecto singular y muy personal. Se trata de la primera serie nacional que se va a estrenar en primicia en Amazon Prime Video (desde este viernes estará disponible en su catalogo para España, Estados Unidos y Latinoamérica) y es una producción a tres bandas entre Atresmedia Studios, Onza Entretaiment y Medio Limón. Pero lo que es, sobre todo, es una aventura muy personal de Javier Veiga, viejo conocido de la pequeña pantalla española y con muchas tablas a la hora de manejar las herramientas que ofrece la comedia.

Una imagen de la serie 'Pequeñas coincidencias'. ATRESMEDIA

Era tan personal y confiaba tanto en él que su creador decidió saltarse el camino habitual para vender una serie y lo que hizo fue rodar directamente el primer episodio para presentarlo a las cadenas en lugar de un guion escrito. Arriesgado, sí, pero le funcionó. El resultado es una comedia muy de los noventa (no es malo), muy de Sandra Bullock (a la que mencionan en ese primer episodio visto antes del estreno) o de Meg Ryan. Eso sí, actualizada.

La protagonista de esta historia, Marta (Marta Hazas), no es la típica chica ensimismada y soñadora que ansía que un príncipe azul venga a rescatarla de su anodina vida. No, ella es una mujer de hoy en día con un negocio propio recién inaugurado y una carrera profesional prometedora a la que un día, con 37 años, se le activa el reloj biológico.

Él, Javier (Javier Veiga), tiene 40 y se presenta como un crítico gastronómico que vive por y para sí mismo pero que de pronto descubre que quiere ser padre. Su reloj biológico también se ha activado. Porque aunque no sea algo que se vea habitualmente en la ficción televisiva ni cinematográfica, ellos también tienen de eso. El problema con el que se encuentran ambos es que ninguno de los dos cuenta con una pareja estable con la que dar ese paso. De la búsqueda del candidato perfecto a padre o madre, según el caso, es de donde nace Pequeñas coincidencias. Porque eso, lo de tener descendencia, es lo único que parece poder unir a estos dos. No podían ser más distintos.

El primer episodio es un juego del gato y el ratón en el que sus vidas se van cruzando una y otra vez sin llegar a encontrarse. Funciona. Ellos, y los secundarios. Amigos y familiares que intentan quitarles la alocada idea de ser padres. ¿Para qué? Están muy bien como están. ¿A santo de qué? Nunca han querido tener hijos. Y de todo eso va esta serie, de querer algo y perseguirlo pese a que quienes están alrededor se mofen o no apoyen lo suficiente, de la historia de dos personas antagónicas, de lo complicadas que son las relaciones y de la paternidad y sus posibles consecuencias.

Mención especial merecen las apariciones de Lara de Miguel y Unax Ugalde y el papel de amigo consejero de Xosé Antonio Touriñán. Este último será fijo, pero tanto el tráiler como las notas de producción de la serie prometen más apariciones que pueden dar mucho juego y buenos ratos como las de Loles León, Marta Torné, Kira Miró, Fele Martínez e Iñáki Miramón, entre muchos otros. La búsqueda del padre/madre ideal para sus retoños promete ser un auténtico desfile de candidatos y de situaciones rocambolescas.

Una imagen de la serie 'Pequeñas coincidencias'. ATRESMEDIA

A su favor, además, juega con el hecho de que de entrada puede parecer una serie más del género, pero a medida que se va planteando y desarrollando la historia aparecen elementos que marcan cierta diferencia. La clave está en esa niña que ya se ve en el tráiler presentándosele a Veiga como la “proyección imaginaria de tu subsconsciente que se manifiesta en forma aparentemente corpórea para revelar tu deseo reprimido de ser padre”. Ahí es nada. Ese discurso es lo que le da un punto diferenciador y divertido.

Al menos eso es lo que se desprende del primer episodio, en el que, como buena comedia romántica, la música cuenta con un protagonismo especial. La semilla está plantada, que no es otra que la de generar el deseo de que Javi y Marta se encuentren, se junten y su historia acabe en romance con final feliz. Que lo consigan o no, está por ver. En total, ocho capítulos de 50 minutos y un desenlace que Veiga ha reconocido en alguna entrevista que es cerrado pero con posibilidades de tener una segunda temporada.