Público
Público

Feria del Libro Las librerías plantan cara al presidente de Colombia: "No se lava la sangre derramada a través de nuestro encuentro cultural más preciado"

Casi un treintena de librerías denuncian en un comunicado la visita del mandatario colombiano: "El homenaje de nuestra Feria debe ser a su gente y su cultura, y no a sus gobernantes". 

El presidente de Colombia, Iván Duque
El presidente de Colombia, Iván Duque, en el centro de la imagen, pronuncia un discurso en el almuerzo que los reyes ofrecieron en su honor en el Palacio Real, a 16 de septiembre de 2021. Ballesteros/POOL / EFE

'Colombia diversa y vital'. El lema elegido por el país invitado en la presente edición a la 80ª Feria del Libro de Madrid se presta a confusión. Cuando no a engaño. La selección de autores que ha promovido el país latinoamericano de cara a la cita capitalina con el libro dista mucho de esa supuesta "diversidad", y responde, en palabras de su embajador en España, a criterios de "neutralidad".

"Se ha tratado de tener cosas neutras", llegó a confesar Luis Guillermo Plata, representante del gobierno del derechista Iván Duque en nuestro país. Unas declaraciones que explican las importantes ausencias que se han producido en la Feria, dejando a un lado a autores estandarte del gran momento que vive la literatura colombiana. 

Duque es "heredero de la peor tradición uribista, la de los falsos positivos y los cuerpos mutilados"

El malestar que ha generado entre los propios escritores, pero también en los diferentes estamentos del mundillo literario, se traslada ahora a las librerías, que no han dudado denunciar a través de un manifiesto lo que han tildado de "lavado de cara" del Gobierno de Colombia en la Feria del Libro de Madrid, llegando a rechazar con contundencia la presencia de su presidente, Iván Duque, en el evento librero.

Para los y las libreras, "la polémica por la censura de nombres importantes de la literatura colombiana en la 80ª edición de la Feria del Libro de Madrid se queda corta si no está representada su gente. Miles de colombianas y colombianos en el exilio forman parte de nuestra masa lectora, acompañan nuestras presentaciones, trabajamos y construimos con ellas". 

Por el momento son 28 las librerías que han tenido a bien rubricar un comunicado en el que han querido evocar a las miles de víctimas de gobiernos como el del presidente Iván Duque, "heredero de la peor tradición uribista, la de los falsos positivos, los cuerpos mutilados, el narcotráfico, el extractivismo, las matanzas paramilitares".

"La presencia de Duque es un lavado de cara que no se puede pasar por alto"

Lo cierto es que la polémica suscitada ha hecho recular, al menos en parte, al mandatario colombiano y sus asesores. Si en un principio la visita contemplaba la presentación de un libro sobre Economía Naranja y una autobiografía, este miércoles se dio a conocer la cancelación de dicha presentación, manteniéndose, eso sí, la visita a la Feria, pese a que por el momento la organización no ha dado a conocer ni el día ni la hora.

La ausencia de escritores y escritoras abiertamente contrarios al Gobierno de Iván Duque está pasando factura a los planes de la comitiva colombiana. No en vano en el listado de firmas que no han sido invitadas a la Feria se hallan nombres de la talla de Piedad Bonnett, Laura Restrepo, William Ospina, Héctor Abad Faciolince o Fernando Vallejo, cuyas obras dan buena fe del potencial literario del país latinoamericano. 

Blas Garzón, miembro del colectivo de Traficantes de Sueños, una de las librerías impulsoras del manifiesto, explica en estos términos la génesis del comunicado: "Entendemos la cultura como un espacio de libertad, de modo que recibir al que es responsable directo de la represión, de las torturas y las desapariciones de los últimos meses, nos parece que merece una respuesta".

Y la respuesta ha llegado. Un texto duro que alza la voz contra las "políticas genocidas" de Duque y que, al mismo tiempo, tiende la mano a sus víctimas: "También queríamos que fuera una manera de comunicar al pueblo colombiano y a sus compatriotas que viven en nuestro país, ya sean exiliados o emigrados, que el sector de la cultura no se olvida de ellos, que estamos pendientes de ellos y que pueden sentir nuestro calor".

"Nuestra Feria debe ser a su gente y su cultura"

Librerías significativas de la comunidad autónoma de Madrid y otras de Catalunya, Andalucía, Cantabria, Asturias, Euskadi o Castilla y León se han sumado a un manifiesto que insiste en que "la presencia del presidente colombiano en la Feria del Libro de Madrid es un lavado de cara que no podemos pasar por alto, no se lava la sangre derramada a través de nuestro encuentro cultural más preciado". 

Las librerías recuerdan "las listas negras de autores y autoras" censurados en esta feria por el Gobierno de Colombia y advierten que esto solo es "la punta del iceberg de un país donde decenas de chicos y chicas que estaban en las protestas han sido desaparecidos, torturadas, violadas, perseguidos, estigmatizadas o directamente asesinados".

La misiva termina con un contundente: "Desde las librerías seguiremos alzando la voz en defensa de la paz del hermano pueblo de Colombia y defendiendo que el homenaje de nuestra Feria debe ser a su gente y su cultura, y no a sus gobernantes".