Público
Público

Series Loki, el villano robaplanos del Marvel, tiene al fin la atención que se merece

Disney+ estrena este viernes ‘Loki’, con Tom Hiddleston de nuevo en el papel viajando en el tiempo y buscándose a sí mismo.

Fotograma de la serie de Disney+ 'Loki'.
Fotograma de la serie de Disney+ 'Loki'. Disney+

Seis películas como secundario y una década después, Loki, el villano con más carisma y empaque del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) estrena serie. La tercera de esta nueva fase de Marvel tras Bruja Escarlata y Visión y Falcon y el Soldado de Invierno y quizá la que más expectación ha generado. Tom Hiddleston vuelve a meterse en la piel del Dios del Engaño y lo hace, además, como productor ejecutivo con un resultado altamente satisfactorio.

Reconocía el actor británico en una rueda de prensa internacional previa al estreno de hoy en Disney+ que, tras lo ocurrido en Infinity War, pensó que aquello era el final del personaje. Después vino lo sucedido en Endgame y que sirve de enganche con la serie. Es decir, aquella escena en la que Loki desaparecía en medio de la confusión llevándose consigo el Teseracto. Dónde fue y en qué líos se metió después de aquello es a lo que dará respuesta Loki a lo largo de seis episodios dirigidos todos ellos por Kate Herron y que han contando con MichaeI Waldron como jefe del equipo de guionistas.

Explicar cómo es posible que Loki, al que el espectador vio morir en pantalla grande, esté vivo y por qué este Loki no es el Loki que todo el mundo conoció no tiene sentido. Ya se encarga la propia serie en su arranque de situar al espectador, de darle todas las explicaciones pertinentes sobre esa línea de tiempo y los viajes temporales y, además, lo hace especialmente bien tirando de la animación como recurso. Por otro lado, si a algo están acostumbrados los seguidores de Marvel es a que nunca hay que dar por muerto a un personaje de la casa. Siempre habrá un giro de guion, un recurso o una excusa, por peregrina que pueda parecer, para resucitarlo en algún momento. Recordemos que también estaban muertos el agente Coulson y Visión y después han disfrutado de una segunda vida en forma de serie.

Su regreso a este universo Hiddleston lo ha vivido con "deleite y sorpresa". Explica que, pese a llevar una década dando vida a este personaje, no se cansa porque "nunca es la misma experiencia" y es tan "complejo" que "cada vez es una dinámica nueva". De hecho, la que aporta esta serie es totalmente distinta.

Desde sus comienzos, el hermanastro de Thor lleva atrapado en un bucle infinito de confianza, traición y supervivencia. Sin embargo, ahora eso se ha roto. Le han arrebatado todo lo que le rodeaba y le hacía ser quien era (al Dios el Trueno, a Los Vengadores, Asgard…) y le enfrentan al reto de demostrar si es capaz de "crecer y cambiar" vestido con uniforme de oficinista.

La evolución de este villano, al que presentaron en la primera película de Thor allá por 2011 (fue, con diferencia, lo mejor de una entrega un tanto floja), ha sido de las más marcadas en las películas de Marvel y ahora va a dar un tiple salto mortal en ese sentido. No es de los personajes con más presencia en el MCU (según las notas de producción sus apariciones sumadas no superan las dos horas), pero aún así es de los más queridos. Como dice quien le da vida, "significa mucho para mucha gente" y esa para él es una razón de peso que le empuja a seguir a su lado. Loki, gracias Hiddleston, se ha convertido en un auténtico robaplanos capaz de eclipsar a los mismísimos componentes de Los Vengadores cuando comparte pantalla con ellos. Se ha hecho querer entre los fans.

Por eso, al igual que Wanda/Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen), se merecía su dosis de protagonismo y la posibilidad de ahondar en su psicología, sus porqués y sus traumas. Porque Loki, más allá de ser un villano, un tipo poco de fiar, egoísta y muy divertido, también es alguien roto por dentro, vulnerable. Hay una escena en esos dos capítulos vistos antes del estreno en la que su nuevo compañero de aventuras, Mobius (Owen Wilson), le pregunta por qué mata, si lo disfruta. Lo que responde y cómo lo hace es tan revelador del personaje como de los caminos que pretende tomar la serie.

Porque Loki contiene mucho de esa diversión, frases ingeniosas y momentos cómicos que se esperan de una serie centrada en este personaje creado por Stan Lee, Larry Lieber y Jack Kirby, pero también se apunta al drama, a la introspección y a la búsqueda de una identidad perdida. En su viaje le ayudara el personaje de Wilson, al que Hiddleston ha descrito como el "gran experto" en Loki sabiendo más de él que el propio Loki. Algo que no deja de ser curioso ya que, siendo un recién llegado al MCU, Owen reconocía, al igual que otros compañeros de reparto presentes en la rueda de prensa como Gugu Mbatha-Raw y Wunmi Mosaku, que el actor británico es una auténtica enciclopedia sobre Marvel y Loki y que se convirtió en algo así como el gurú al que recurrir cuando tenían alguna duda.

Lo que promete y puede esperarse de esta ficción es el viaje de autodescubrimiento de un personaje con infinidad de posibilidades enmarcado todo en una suerte de thriller con un crimen a resolver y un tono épico. Aventuras Marvel de primera con una estética muy de los sesenta que recuerda un poco a Legion (en las referencias mencionadas por Waldron y Herron figuran títulos como Seven, Zodiac y hasta El silencio de los corderos) y viajes en el tiempo. Resulta que Loki, después de robar el Teseracto, acabó ‘secuestrado’ por una agencia llamada Time Variance Authority (TVA) para la que trabaja Mobius y ahora también él. Verle, con su traje caqui y su carácter poco amigo de las normas, tener que enfrentarse a la burocracia de los funcionarios da mucho juego.

Eso sí, Kevin Feige, jefe de Marvel Studios, ya ha avisado que esos periodos de tiempo que visitan "en realidad son secundarios para la historia". Aún así, su presencia en según qué acontecimientos catastróficos es un reclamo tan válido como otro cualquiera para la comedia y la aventura.