Público
Público

Theda Bara, eterna diva 'vamp'

Los estudios Fox falsearon el pasado de esta actriz, que se convirtió en la primera estrella prefabricada de Hollywood

ISABEL REPISO

Justo cuando la huelga de guionistas ha puesto contra las cuerdas a Hollywood, el estreno cinematográfico de la primera Cleopatra celebra su 90 aniversario. Una superproducción en la que trabajaron 2.000 personas y se invirtieron 500.000 dólares. Pero su éxito no hubiera sido posible sin
el tirón de la primera estrella prefabricada de la industria cinematográfica: Theda Bara, hija de la actriz francesa Theda de Lyse y el escultor italiano Giuseppe Bara.

Nacida en el Sáhara, la diva explotaba sus orígenes exóticos a golpe de respuestas efectistas. Así, en las entrevistas que concedía no perdía ocasión de hablar del misticismo y las prácticas ocultistas. Todo mentira.

La verdadera historia de Theodosia Burr Goodmanz era mucho menos fastuosa. Nació en 1885 en una familia de clase media baja en Ohio, de padre polaco y madre suiza. En 1908 se mudó a Nueva York, donde hizo sus pinitos en el teatro ambulante. Pero su gran oportunidad le llegó alos 29 años con el papel protagonista de A fool there was, donde interpretaba a una seductora vampiresa. Con el dinero que recaudó la película, William Fox fundó los estudios que después inventarían la biografía de la actriz. En los años veinte la popularidad de Bara alcanzó cotas máximas, comparable a la deCharles Chaplin.

Túnicas y kohol

Los estudios Fox sabían que tenían entre manos un diamante por pulir y reinventar la biografía de Bara formaba parte de una estudiada estrategia. Gracias a ella, la trayectoria de Bara fue limitándose a un personaje de estética oriental, con túnicas, tiaras y kohol en los párpados. Lo demostraron sus papeles en Sin, Destruction, The Vixen y The Rose of Blood. De ahí que fuera considerada la actriz vamp por excelencia del cine mudo. 

 Los enormes ojos de Theda Bara dieron vida a mujeres históricas. Además de Cleopatra, la diva del cine mudo protagonizó cintas de títulos eminentemente femeninos, como Salomé, Carmen o Romeo y Julieta, interpretando a las heroínas protagonistas.

La poca repercusión que tienen las películas de Theda Bara se debe a la escasa suerte que corrieron. Cleopatra se malogró en un incendio que arrasó los estudios Fox y que tan sólo dejó visibles algunos fragmentos. De los 43 filmes que rodó, tan sólo perviven seis.