Estás leyendo: Sólo para tus ojos

Público
Público

Sólo para tus ojos

Llegan los primeros títulos para la nueva portatil Nintendo DS, que ha vendido 300.000 unidades en Europa en su primer fin de semana

 

JESÚS ROCAMORA

Sólo dos días después de ponerse a la venta la Nintendo 3DS (el pasado 25 de marzo), esta pequeña máquina que ha roto con las 3D según las conocíamos (con gafas y en pantalla grande) consiguió vender 303.000 unidades en toda Europa, pulverizando el récord anterior de una consola portátil (que también tenía Nintendo). A estas alturas, sus prestaciones están más que claras: además de generar imágenes en 3D como por arte de magia, dispone de un nuevo stick de control sobre la clásica cruceta de cuatro direcciones, seis botones, tres cámaras, opciones sociales, nevagador de internet y podómetro, entre otras aplicaciones.

¿Y los juegos? Junto a la consola, han llegado simuladores de conducción (Ridge Racer 3D), imprescindibles renovados (Pro Evolution Soccer 3D, Super Street Fighter IV 3D Edition), adaptaciones de títulos de consolas de sobremesa (Splinter Cell 3D), superventas (Los Sims 3, Lego Star Wars III), infantiles (Rayman 3D) y, claro, un buen puñado de títulos de la casa (Nintendogs + cats, Pilotwings Resort). Lo que sigue es sólo una muestra.

Aunque lleva un tiempo sin ladrar, no hay que olvidar que la serie Nintendogs es la responsable de que en su día la Nintendo DS mostrara los dientes y todas las posibilidades como portátil, especialmente con la pantalla táctil, el micrófono y la conexión inalámbrica. E inició una serie de lanzamientos dirigidos al público ocasional (bajo el nombre de Touch! Generations), que terminaron convirtiéndose en auténticas fiebres (23 millones de unidades vendidas en todo el mundo). Detrás estaba el buen hacer de Shigeru Miyamoto, padre de Super Mario, lo cual es siempre garantía de diversión.

La idea es la misma que hace seis años y desde su corazón jugable a su aspecto gráfico no ha cambiado demasiado: hacerse con un cachorro, educarlo (a través de la pantalla táctil para acariciarlo y del micrófono para darle órdenes básicas del tipo “siéntate”) y encargarse de que no le falte de nada: sacarlo a pasear, lavarlo, darle de comer, jugar. Hay varias versiones disponibles, con diferentes razas de perro y gato, y de nuevo se presta a jugarlo en pequeñas dosis diarias: aunque el cachorro no puede morir por abandono, el jugador sí que puede llegar a perder influencia en el animal si se olvida de él.

Paseos reales por el barrio

Además del baño en 3D (muy efectivas cuando el cachorro se acerca a primer plano), son las cámaras de la consola las que permiten nuevas virguerías: ahora tu cachorro puede “reconocerte” la cara y seguirte con la mirada. La cámara además permite jugar con la realidad aumentada y colocar la mascota sobre el sofá o en la cocina de casa.

La conexión inalámbrica aporta el componente social. El street pass de la 3DS está pensado para estas cosas: llevar la consola en la mochila y que, al cruzarnos con otros jugadores, se pueda intercambiar información, regalos y desbloquear nuevas razas. El podómetro contará tus pasos como dados por el perro en un paseo, y eso que te ahorras.

Esta primera tanda de videojuegos que han acompañado el lanzamiento de la 3DS debía incluir algún título que mostrara la integración de la consola con los Mii y otros aspectos heredados de la Wii. Los Mii son los avatares que representan al jugador y pueden ser utilizados como protagonistas en algunos títulos. No en vano una de las nuevas opciones de la 3DS hace uso de la cámara fotográfica para hacer un retrato del jugador, a la que luego la máquina se encarga de darle la forma de Mii.

Pilotwings Resort es un híbrido algo extraño que se atreve a reunir dos espíritus bien diferentes de juego. Por un lado retoma la franquicia de vuelo que en 1990 ya exprimía la capacidad de la Super Nintendo para hacer rotaciones, zooms y efectos -entonces- cercanos a las 3D, y que en unos años después apoyó el lanzamiento de la Nintendo 64. Por otro, se viste según el espíritu ocasional de títulos recientes (sin ir más lejos, se desarrolla en la Isla de Wuhu, al igual que Wii Sports Resort y Wii Fit Plus). Una vez elegido el Mii, hay que superar pequeños retos independientes, como recoger todos anillos repartidos por el escenario o aterrizar en un lugar determinado, y conseguir la mejor puntuación. El juego guarda el progreso e invitando al usuario a probar con retos más complicados cada vez.

Acrobacias y coleccionismo

Hay muchas maneras de sacar provecho a nuestra montura voladora (avión, ala delta o mochila propulsora, cada una con su control diferenciado), más allá de las misiones. Lo mejor para disfrutar del acabado 3D es el modo de vuelo libre, y perder el tiempo por la isla recogiendo objetos coleccionables y practicando acrobacias. Lo malo de Pilotwings Resort es que termina siendo víctima de su extraño cóctel para todos los públicos y resulta tan bonito de ver como limitado de disfrutar: visualmente es una de las propuestas más atractivas para comprobar las 3D, pero su oferta jugable se queda pequeña muy pronto.

¿Están los estudios ajenos a Nintendo apostando por la nueva 3DS? Pueden jurar que sí. Super Street Fighter IV 3D Edition también tiene su papel dentro de los títulos lanzados para acompañarla: demostrar que las portátiles tienen un potencial impensable hace unos años y poco que envidiar a sus hermanas mayores, las consolas de sobremesa. Puede decirse sin miedo que Super Street Fighter IV 3D Edition es el mejor título actual de la consola y una de las versiones más depuradas nunca vistas. Las cifras le avalan: según la cadena de tiendas Game, se convitió en el juego más vendido de la consola en su primera semana en la calle.

El nuevo stick de la Nintendo DS, que mejora el tradicional control con la cruceta, es la herramienta perfecta para que adaptaciones de títulos de acción en primera persona y otros que precisen movimientos complejos, más allá de arriba-abajo-derecha-izquierda. Y Super Street Fighter IV 3D Edition luce un catálogo de combos de aúpa: movimientos especiales, bloqueo, sprint, lanzamientos, burlas, focus attacks, hiperdefensa, super combos, ultra combos. Es fiel al espíritu de la serie de lucha en todo: 35 personajes, escenarios detallados, modos de juego para aburrir y extras, como la colección de figuras de luchadores.

Peleas callejeras

De nuevo, y más allá de los gráficos renovados (el Modo Versus 3D es la guinda de las guindas), las novedades más interesantes de Super Street Fighter IV 3D Edition tiene que ver con la conexión entre jugadores. Si esta versión no tiene nada que envidiar a las de PS3 o Xbox360 es por la posibilidad de celebrar combates online en cualquier momento, incluso pueden retarnos mientras jugamos en solitario. Y mediante el Street Pass podemos conectarnos y enfrentarnos a otros en plena calle. Incluso si el otro no tiene su copia: es posible enviarle una versión de prueba y, ¡voilá!, montar una pelea en el momento.