Público
Público
Únete a nosotros

ZOO se da un respiro: "Buscamos crecer sin perder nuestra personalidad"

Los de Gandía ponen en Barcelona esta noche su particular colofón a una etapa que quieren cerrar. Se abre ahora un “nuevo ciclo dedicado a trabajar desde el estudio, con calma, sin pensar en que el próximo sábado tenemos que viajar de nuevo”.  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La banda valenciana ZOO.

No es un punto y final. Simplemente un parón para volver a empezar, rearmarse de sentido y seguir creando con honestidad. La banda valenciana ZOO cierra una etapa este viernes y lo hace en loor de multitudes. Un fin de gira por todo lo alto que dará lugar a un “nuevo ciclo dedicado a trabajar desde el estudio, con calma, sin pensar en que el próximo sábado tenemos que viajar a tomar por culo para hacer otro concierto”, despacha un impetuoso Panxo, líder de la banda, desde una furgoneta atestada de músicos camino de Barcelona.

Tras el concierto de este viernes en Sant Jordi Club, los de Gandía prevén un nuevo viraje en la carrera de la banda, nuevos horizontes que ensanchen un estilo con una marcada personalidad. ¿Seguirán siendo reconocibles? “Nunca se sabe. Estamos empezando a componer cosillas y, realmente, a mí me suenan muy diferentes a lo que hemos hecho, pero al mismo tiempo le veo una personalidad propia de ZOO. Supongo que es eso lo que buscamos... crecer, mutar, evolucionar, sin perder nuestra personalidad”.

Dejan atrás cientos de bolos por todo el Estado, un correcalles interminable que les ha dejado exhaustos y complacidos a partes iguales: “Somos agradecidos porque, por una parte, es lo menos que puedes hacer por gente que se recorre un montón de kilómetros para verte; pero por otra, y especialmente, porque nunca nos hemos sentido cómodos en el papel de estrellas o famosillos". No hay más que charlar con Panxo para evidenciar que esa normalidad de la que habla no es mera palabrería o falsa modestia.

Sus conciertos son auténticas fiestas. La muchachada se entrega a la algarabía y el disloque siempre con el compromiso por bandera. En tiempos de balance, son muchos los recuerdos que les vienen a la cabeza, no en vano las giras dejan instantes sublimes y otros que quizá no tanto. En alguna de estas dos categorías –la ubicación es cosa de ustedes– se podría incluir aquel lance en el que uno de sus seguidores, desprovisto de ropajes, tuvo a bien subirse al escenario y proceder ufano a una suerte de danza nudista en la que emulaba los movimientos del bajista: “Tenemos una foto preciosa de los dos moviéndose al unísono, haciendo un escorzo idéntico, miembro incluido”, comenta Panxo con sorna.