Público
Público

Fernando Alonso gana el mundial de resistencia en Le Mans 

Se trata del cuarto título mundial de la carrera deportiva del piloto asturiano

Fernando Alonso ha señalado que este domingo "la suerte estuvo a su lado", pero que "otras veces" a lo largo de su carrera "fue al revés".- EFE

EFE

El piloto español Fernando Alonso, que ganó de nuevo a bordo del Toyota TS050 Hybrid las 24 Horas de Le Mans -la prestigiosa prueba francesa, que ya se había adjudicado el año pasado- capturó este domingo, en el circuito de La Sarthe, el cuarto título mundial de su carrera deportiva.

Alonso, nacido hace 37 años en Oviedo, se proclamó campeón del mundo de kárting en 1996, en categoría júnior, cinco años antes de debutar, a los 19 en la categoría reina del automovilismo, en la que capturó los títulos de 2005 y 2006, con Renault, que festejó, en ambas ocasiones en el circuito de Interlagos de Sao Paulo (Brasil).

Al asturiano la bastaba acabar séptimo, pero repitió victoria en la prueba de un día más importante del mundo, que había ganado hace justo un año junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima y se aseguró la victoria final en el Mundial de Resistencia en su 'Súper-temporada' 2018-19, que concluyó este domingo.

Alonso, que firmó las 32 victorias que cuenta España a lo largo de toda su historia en F1, cerró su participación en el WEC (un campeonato que no disputará la próxima temporada) con cinco triunfos -las dos de Le Mans; las dos que consiguió en las Seis Horas de Spa-Francorchamps (Bélgica) y la de las 1.000 Millas de Sebring (Florida, EEUU)- y con dos segundos puestos: los que firmó en las Seis Horas de Fuji (Japón) y en las Seis Horas de Shanghái (China).

"Hoy la suerte ha estado de nuestro lado"

Fernando Alonso ha señalado que este domingo "la suerte estuvo a su lado", pero que "otras veces" a lo largo de su carrera "fue al revés". El coche del doble campeón mundial de F1, ahora flamante campeón del mundo de Resistencia, repitió victoria junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima en la mítica prueba de Le Mans, en la que se aprovecharon de un pinchazo, a menos de una hora para la conclusión, del argentino José María 'Pechito' López cuando éste lideraba la prueba.

"Pasan cosas siempre; siempre pasan cosas", indicó Alonso. "Y la verdad es que la última vuelta, incluso, se te hace eterna. Faltan tres minutos y medio para el final; ya fue así el año pasado; y lo fue éste", recalcó Fernando tras ganar su cuarto Mundial, después del de kárting de 1996 y los dos de F1, en 2005 y 2006.

"El equipo también tiene la experiencia de perder la carrera a un minuto del final. El Toyota se paró en 2016 (con el nipón Nakajima a bordo). Esas cosas las tiene todo el equipo presentes", manifestó Alonso.

"Siempre hay que mantener la calma y, bueno, yo estaba contento y daba por buena la segunda posición que es la que nos merecimos en la pista y que nos daba el título; estaba tranquilo en el 'motorhome', ya me visteis ahí, que estaba comiendo; y de repente veíamos que el coche 7 empezaba a ir despacio, despacio...y fuimos corriendo al box a ver qué pasaba", explicó tras la ceremonia del podio de Le Mans el genial piloto asturiano.

"Vimos que tuvieron un doble pinchazo y eso te condena a acabar segundo; entonces, como digo, la suerte esta vez ha estado de nuestro lado, igual compramos un billete de lotería esta noche", bromeó Alonso. 

"Pero bueno, también ha habido otras carreras y Mundiales de F1 que se nos han escapado inexplicablemente", apuntó a Efe Alonso tras repetir victoria en la carrera de un día más prestigiosa del mundo. "Así que hoy toca disfrutar de la otra parte", añadió el flamante campeón mundial de Resistencia.