Público
Público

Francia completa el trébol mágico

Une la corona europea a los títulos olímpico y mundial tras superar a Croacia (21-25)

AGENCIAS

Francia escribió su nombre en el Olimpo balonmanístico tras doblegar (21-25) en la final del Campeonato de Europa 2010, que se está disputando en Austria, a Croacia, lo que le convierte en el único combinado nacional en encadenar de forma consecutiva los títulos olímpico, mundial y continental.

La proeza, un logro apenas cercano para conjuntos de la talla de la Suecia que dominó la década de los noventa o del legendario conjunto rumano que conquistó cuatro mundiales en los sesenta y setenta, sirvió para consagrar a la mejor generación 'blue' de su historia y para confirmar una nueva hegemonía deportiva.

Los precedentes más inmediato entre ambos conjuntos se remonta hace un año en Zagreb, en la final del Mundial que también cayó del lado francés (19-24), y en las semifinales del pasado Europeo de Noruega, en la que, por contra, se saldó en favor de los 'cowboys', finalmente plata en el 2008 tras ceder ante Dinamarca en la final.

Al comienzo del lance, los pupilos de Claude Onesta sobrellevaron su vitola de favorito pese al buen planteamiento balcánico, que cortó las alas del juego galo en los primeros minutos, evitando cualquier tentativa al contragolpe tanto de Luc Abalo como Guillaume Guigou, y frenando la zona de creación de los centrales galos.

Sin embargo, una serie de exclusiones en el cuadro croata favoreció la reacción de los vigentes campeones olímpicos, que de la mano del actual mejor jugador del mundo, el lateral Nikola Karabatic, que lideró con dos tantos consecutivos la vanguardia francesa para llevar el encuentro a las 'tablas' (12-12) al descanso.

Tras la vuelta de los vestuarios y repitiendo la receta que le ha llevado al éxito --basada en la amplitud física de sus filas--, Francia se situó por delante del marcador tras enlazar un parcial de tres goles y tras bajar el rendimiento de la defensa de Croacia y de Alilovic desde el área rival.

Tras esto, el intercambio de tentativas benefició al juego galo, que tras superar el momento de indecisión (18-19) establecido tras la irrupción de Ivano Balic (4 goles), logró ampliar la renta con su juego exterior hasta el definitivo 21-25, resultado que vuelve a dejar a Croacia con las miel en los labios tras su segundo subcampeonato consecutivo.

De este modo, Francia culmina su gran decenio en el que han cosechado dos medallas de bronce en el campeonato mundial en 2003 y 2005, el cetro europeo en 2006, una nueva presea de bronce en el concurso continental de 2008, el oro olímpico de Pekín y el Campeonato del Mundo de 2009.

Por su parte, en la final de consolación, Islandia se subió a la última plaza del cajón tras superar (29-26) a Polonia en un envite de amplio dominio atlántico gracias a la destacable actuación de Gudjon Sigurdsson (ocho tantos), cuya efectividad propició tras el descanso una renta máxima de ocho goles (20-12).